La historia detrás de quienes aspiran a alcaldías
Gobernación en Cundinamarca

Tatiana Paola Marta, Comunicación Social y Periodismo

Con un recorrido político de más de 4 décadas, el candidato del Polo Democrático cuenta su lado más humano: sus problemas, alegrías y aquello que lo hace una buena opción para ocupar la Gobernación de Cundinamarca.

Foto: Tatiana Paola Marta

Ricardo Mestizo: Ingeniero industrial de profesión, padre de corazón y político por vocación

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Me recibe con una chaqueta color café, una camisa a cuadros y una gran bufanda que lo cubre del frío. Desde el inicio, luce como una persona alegre, pues me brinda una gran sonrisa, a pesar del frío. Su corta estatura y su mirada dan un aire de seguridad que se evidencia a primera vista. Sus grandes ojos color café oscuro y su tez morena contribuyen a esto.  

A pesar de tener 65 años, su rostro no demuestra el amplio recorrido profesional y personal que tiene. Ricardo Mestizo inició su vida política con tan solo 20 años y desde entonces ha ejercido varios papeles importantes. Fue candidato a la Cámara de Representantes, participante en la creación del M-19, militante de la ANAPO (Alianza Nacional Popular), secretario de Minas y Energía, por nombrar algunos aspectos de su gran recorrido. Es un padre ejemplar y graduado de ingeniería industrial. Sin embargo, su pasión siempre ha sido la política.  

“Mi papá me llevaba a reuniones políticas de muy pequeño, ahí empezó el gusto. Sin embargo, es algo que se debe hacer por vocación. Él fue mi mayor ejemplo”, dice. Habla de su padre con admiración. Lo recuerda como una persona que influyó positivamente en su vida, pues le cambió el chip de pensar en el bien propio y más en el prójimo.   

Ayudar a la gente y respaldar proyectos que se enfoquen en la población vulnerable son algunas de las políticas y propuestas que el candidato pretende trabajar si es elegido gobernador. “La educación y la salud deben dejar de ser un negocio”, explica. Además, enfatiza que los dineros públicos y el presupuesto que existe para proyectos deben estar guiados a mejorar la calidad de vida de la población más pobre y vulnerable. Construir infraestructura en la Universidad de Cundinamarca o desarrollar un programa para generar empleos en Soacha son otras de las propuestas que Ricardo Mestizo desarrollaría.  

De carácter  

Creció en una familia con mentalidad machista, donde los hombres no podían llorar porque eso los hacía débiles. “No podía meterme a la cocina porque eso era una tarea de las mujeres. Por eso cocinar me cuesta mucho, no me sé defender y me varo hasta por unos huevos”, me cuenta entre risas.  

“Es una persona muy solidaria con su familia y sobre todo con su comunidad”. Así lo describe su único hijo, Estefan, quien sabe que su padre es un hombre sumamente entregado a los demás. Cree que merece ser gobernador debido a su preparación tanto profesional como intelectual. “Lee mucho, conoce los problemas del departamento a fondo y nunca se ha rendido en ese sueño de ayudar. Además, siempre lo han conmovido las causas sociales”, dice.  

Él se refiere a su papá como su polo a tierra, como la persona que lo ha apoyado en toda su vida tanto personal, como profesional. “Mi papá es una persona con carácter, es algo que admiro mucho de él. La buena cara ante la adversidad y la manera de no dejarse derrotar por los problemas es una gran cualidad de mi padre”.  

Sin embargo, Estefan sabe que a pesar de que su papá es una persona llena de cualidades, en ocasiones su persistencia puede llegar a convertirse en terquedad. “Cuando se le mete algo en la cabeza lucha hasta sacarlo adelante”.  

 

No todo es política 

Mestizo me cuenta que la parte más dura de su vida han sido las situaciones económicas. A diferencia de lo que piensa mucha gente, el candidato no es el típico político que devenga un salario monumentalmente alto, ni ha tenido una situación estable para poder cumplir muchos de sus deseos y metas. “He tenido bancarrotas, problemas con diferentes bancos y empezar de cero no ha sido fácil”, dice. Sin embargo, sabe que la buena cara y la actitud para enfrentar las situaciones tediosas de la vida son lo más importante. “Al fin y al cabo, así es la vida y no hay otra”. 

En esa lucha de querer tener una estabilidad económica, Mestizo mezcla dos de sus grandes logros en un proyecto personal. Creó una empresa llamada “Mina Rusia Marmato S A S”, la cual se dedica a la explotación de carbón. Tiene alrededor de 20 trabajadores y lleva 30 años en el mercado. Lo único que le preocupa es el hecho de que no ha crecido lo suficiente para ser una mediana empresa, pero está contento con lo que ha logrado. “Arranqué de cero, empecé con 100.000 pesos de unas regalías que obtuve de mi paso por la Contraloría y así emprendí este sueño”, cuenta con nostalgia.  

Nidia, su esposa, lo tilda como una persona muy inteligente. Me cuenta que su esposo se levanta muy temprano a leer el periódico, la revista “Semana” o la revista “Dinero”, siempre está actualizado. “Le fascina leer, conocer de palma a palma su país y, sobre todo, su departamento, Cundinamarca”. Ella, más que nadie, está muy feliz por la campaña de su esposo. Sabe que es un sueño que tiene y por el cual está luchando incansablemente.  

Mestizo tiene un hobbie algo extraño. “No me gustan los deportes, si a caso camino y hago algo de natación, pero soy muy perezoso. Mi verdadera pasión son los datos y la estadística. Tengo algo que podemos llamar curiosidad histórica. Me gusta saber de dónde viene la gente y para dónde va”, asegura.  

Afirma que si se le preguntan datos tan exactos como ¿quién ganó la vuelta a Colombia en 1970? O el marcador de un partido ya sea reciente o pasado, él logrará recordarlo. Aunque no es un pasatiempo común, Ricardo Mestizo se siente orgulloso de la memoria que posee.  

Le fascina la música, el mar y la escritura. Las rancheras, los boleros, la música de cuerda y, aunque no toca ningún instrumento, es fiel apasionado por este arte. El mar me lo describe como uno de sus grandes sueños: “siempre he querido vivir frente al mar, ya sea en Cartagena o en La Habana, poder dedicarme a escribir tal cual lo hacía Juan Gosaín, frente a esa hermosa vista junto con mis ideas. Anhelo publicar los escritos que tengo por ahí guardaditos”. 

Pero no todo ha sido color de rosa, ser candidato a la gobernación de Cundinamarca no es fácil cuando se debe luchar contra las maquinarias políticas que manejan los grandes partidos. “Ellos se pueden gastar 7 mil millones de pesos el día de elecciones, mientras que yo me podré gastar 2 o 3 millones de pesos, dependiendo de lo que logre conseguir”. El candidato afirma que durante su campaña no ofrece nada que él sabe que no puede dar. “Si acaso les puedo dar un juguito, pero no me pueden quitar ni pedir algo que no tengo. La gente es muy consciente de eso, ellos votan porque conocen mi campaña, no por lo que les prometo”.  

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co