La historia detrás de quienes aspiran a alcaldías
Gobernación en Cundinamarca

Lorena Guererro, Comunicación Social y Periodismo

El candidato a la alcaldía busca que, con la ayuda de la comunidad, su municipio sea un lugar de oportunidades para todos.

Foto: Lorena Guerrero

“Desde la alcaldía se puede dar el primer paso para que Tabio siga avanzando”: Pablo Camacho

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Eran las 8:40 de la mañana cuando vi venir a un hombre que saludaba a todo aquel que se encontraba en el camino y le hacía una corta charla. Era Pablo Enrique Camacho Carrillo,  candidato a la alcaldía de su nativo pueblo, Tabio, que llegaba a la sede del Partido Liberal de dicho municipio. Una permanente sonrisa era el punto más llamativo de este hombre que vestía informalmente, pues llevaba un jean, una camiseta blanca y una chaqueta negra,  acompañados por unas gafas y un peinado recién hecho. Pablo venía de su hogar caminando hasta una casa de tres pisos que tenía la fachada con carteles de campaña política del ex-concejal. 

Entramos a dicha casa que tenía todas las paredes amarillas y lo primero que se veía eran unas angostas y empinadas escaleras que tenían también carteles políticos. Al subir al segundo piso, nos dirigimos a la izquierda, en donde se encontraban un par de escritorios con computador, impresora y unos cuantos papeles, además de cuatro sillas, una al lado de otra. Pude observar otros carteles políticos, todos de candidatos del Partido Liberal, claramente.  

Camacho, quien se describió como un hombre orgulloso de su municipio, se considera afortunado de haber nacido en, lo que él llama, un hogar de lujo, pues desde pequeño se le inculcaron principios éticos y morales, además de pensar en el bienestar de las demás personas, en el vecino, en el sector en el que conviven, incluyendo la limpieza de este. Fueron estas enseñanzas unas de las motivaciones que lo llevaron a lanzarse a la alcaldía de Tabio, pues él quiere lograr “que las familias vean al pueblo como un lugar de oportunidades”, convirtiéndolo en una comunidad mucho más sólida y, para esto, se enfoca en repensar el municipio para las nuevas generaciones.  

Con el fin de convertir a Tabio en una comunidad mucho más fuerte, el ex-concejal quiere devolver la autoridad al alcalde pero, al charlar, constantemente hacía énfasis en la importancia de la ciudadanía y su participación en los temas políticos, por lo que busca incentivar, lo que él llama, el espíritu comunal por medio de las asambleas. “En la medida en que tengamos bien articulada la organización del apoyo del alcalde en la administración más la comunidad, porque esto sin ella sería imposible, necesariamente vamos a mejorar los índices que el municipio requiere fortalecer”. 

Adicionalmente, Pablo Enrique mencionó la importancia de hacer alianzas con otras entidades y  para ese mutuo apoyo es necesario, como él dijo, “darle más dientes”, teniendo en mente la idea de tener un control y hacer seguimiento de las problemáticas que afectan actualmente a su municipio, las cuales incluyen el microtráfico y la seguridad.  

Una alcaldía que es cercana a la comunidad 

“Podemos hacerlo mejor” es el lema de su campaña, pues considera que “desde la alcaldía se puede dar el primer paso para que Tabio siga avanzando”. Sin embargo, Camacho es consciente de que lanzarse como candidato es hacer una apuesta y, si llega a perderla, no tiene aún muy bien definido qué hacer. “Podría irme a trabajar en el sector público debido a mi trayectoria [...] estoy seguro de que siempre quiero estar de lado de la comunidad debido a mi vocación de servicio, buscando que Tabio siga adelante”. 

Con el propósito de que haya un avance en su municipio, Pablo Enrique tiene planeado organizarlo para que se vuelva más productivo, pero para eso dijo que siempre se debía “tener voluntad, decisión y la conciencia de trabajar en comunidad y así es más fácil que se puedan cumplir los proyectos y que los ciudadanos resulten satisfechos”.  

Entre 2008 y 2011, Pablo Enrique fue concejal de su municipio tras iniciar como un líder comunal. Allí, impulsado por sus compañeros, logró realizar proyectos relacionados con la cultura, el deporte y la niñez de Tabio. Tener bases populares fue lo que le permitió conseguir buenos resultados, explicó, y siendo candidato a la alcaldía de su municipio, piensa que son cuatro las enseñanzas principales que le dejó esa etapa en su vida: primero, que las metas se pueden lograr si se está cerca a la comunidad; segundo, tener la cabeza fría para no desistir, ser perseverante y paciente; tercero, saber manejar los momentos difíciles; y por último, tener una buena comunicación de lo que se hace para así tener una buena conexión con la comunidad.  

 

Su centro, su familia 

En cada una de las metas del candidato del Partido Liberal hay algo en común y es, como lo dice su esposa Diana Patricia, que siempre incluyen poner a su familia en primer lugar y como objetivo primordial, pues Pablo considera que su núcleo familiar es el apoyo más importante en cada momento de su vida, por lo que dice estar muy agradecido con Dios. 

Aparte del soporte emocional que sus familiares más cercanos le brindan, el posible alcalde hizo hincapié en los tres consejos principales que estos le han dado a lo largo de su carrera política: “ser coherente con su origen y lo que él es, tener la vocación al servicio por la comunidad y no prometer por prometer, es decir, ser serio”, pues esto genera credibilidad en la gente que lo podría llevar a la alcaldía de Tabio. 

Sin embargo, junto a su familia también vivió el año más difícil de su vida. En el 2006 tuvo que lidiar con la muerte de su abuelo paterno y de su padre. Este último también había sido un líder social al que Pablo Enrique aún extraña, pues le hace falta su amor, regaños y correcciones. No obstante, el hombre afrontó con fortaleza el duelo, pues su papá le dio esa responsabilidad antes de fallecer por ser el mayor de los tres hijos. Tiempo después, el candidato sigue estando orgulloso de su familia y de todo lo que ha logrado con su apoyo. 

Por otro lado, la esposa describió a Pablo Enrique como una persona respetuosa por el ser humano, cercana a la gente y sobre todo transparente, “valores clave que él lleva en su ADN” para ser uno de los candidatos favoritos a la alcaldía de Tabio. Sin embargo, Diana, con gracia, mencionó que entre sus defectos estaba la constante terquedad.  

Al seguir en la charla con el señor Camacho Carrillo, este aseguró que, debido a la campaña política, no tenía mucho tiempo libre, pero procuraba salir a caminar, trotar o ir cine con su pareja para “desconectarse”. Además, con nostalgia recordó su paso por la universidad cuando practicaba fútbol, sin embargo, ahora solo es hincha del América: “ese era el equipo que más títulos ganaba cuando yo era joven, incluso más que Millonarios y Santafé”. Por otro lado, a lo largo de su vida se ha dedicado a comentar partidos de fútbol en su municipio, pues le gusta y hace parte de la carrera que estudió, pues es graduado de Comunicación Social y Periodismo. 

Admirando personas y observando ovnis  

Además de su campaña y teniendo en cuenta su cercanía con la gente, Camacho suele realizar actividades como la celebración del día de la mujer en Tabio. “Junto a mi esposa, me gusta compartir con la comunidad y me hace sentir bien darles parte de mi tiempo”. Por esto, comentó que actualmente es clave la política de género y de organización de la mujer. 

Diana lo considera un ser humano ejemplar, no obstante, Pablo Enrique admira a las personas que se dedican a una actividad filantrópica, pues ellos se encargan de compartir lo que han logrado en relación a su función social o ayuda a los demás. “Muchos de ellos son empresarios pero otros son gente de perfil bajo que no quiere ser nombrada y que debe ser resaltada en la sociedad”. Igualmente, mencionó a “personas tan innovadoras como Steve Jobs que se fue y todavía, ¿cuánto no nos está dejando de legado? ¿cuántas frases de liderazgo y trabajo en equipo aún pegan? Son personas brillantes porque sin importar que estén o no estén, siguen dejando viva una leyenda”. 

Al haber finalizado la entrevista, me concedió una foto, aclarándome que se vería mejor desde la azotea, por lo que subimos al tercer piso desde donde se veía gran parte de Tabio y las montañas que lo rodean. En ese momento, señaló hacia la lejanía y dijo que quería poner un puesto de votación  en la cima, pues muchos ovnis visitaban constantemente el pueblo y jocosamente comentó que ellos también podrían hacer parte de los votantes del municipio. 

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co

Botón.png