La historia detrás de quienes aspiran a alcaldías
Gobernación en Cundinamarca

Paola Castellanos, Comunicación Social y Periodismo

Este es el candidato que le apuesta a la innovación y planea convertir el municipio en la capital digital del centro del país.

Foto: Paola Castellanos

Germán Felipe Vanegas, de periodista a político

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Eran las 11:30 de la mañana del viernes 16 de agosto, parecía que iba a llover. A pocas cuadras del centro de la ciudad, se vislumbraba su sede de campaña: una pequeña casa de color marrón claro, con un aviso grande y  llamativo de color naranja en la ventana, que decía: “es con ideas”.

 

Estas palabras parecían advertir el deseo del candidato a la Alcaldía de hacer cosas diferentes por Zipaquirá. Al entrar al lugar, Felipe Vanegas se encontraba reunido con su equipo de trabajo en su oficina, se percibía un buen ambiente laboral: risas, café y documentos.    

Al saludarlo, noté que es un hombre muy amable y educado, cualidades indispensables para un líder. Su amor por la ciudad y las enseñanzas que le dejaron su abuelo y su padre, lo han impulsado a trabajar en pro de los habitantes de esta comunidad. “En mi casa siempre se habló mucho de Zipaquirá, había un espíritu de zipaquireñismo muy fuerte y eso hace que uno crezca con un arraigo al territorio tremendo”, aseguró Felipe.  

Sus antepasados 

Su abuelo, Euclides Cala, llegó a Zipaquirá en los años 50, época de la violencia, y encontró trabajo como minero para sostener a su familia. Su padre, Germán Vanegas, siempre defendió este municipio, estuvo al frente de los reinados de la sal y festivales culturales. Ellos fueron personas indispensables en su vida que le enseñaron a amar a la tierra y a no pasar por ella sin dejar huella. “A pesar de haber vivido un par de años en Bogotá, quiero construir un proyecto de vida acá y, además, siento el compromiso de aportarle a esta ciudad que a mí me ha dado muchísimo”, dijo. 

A Felipe lo que más le gusta y le enorgullece de Zipaquirá es su historia: en ella se refleja la ancestralidad muisca como centro de comercio de la ciudad, las capitulaciones comuneras que se firmaron y terminaron por convertirse en el antecedente más importante que tuvo la Independencia de Colombia y varios hombres ilustres pasaron por este lugar, como Gabriel García Márquez, quien se consolido allí como literato.  

Sus logros 

Felipe Vanegas estudió Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana, en Chía, pero terminó dedicándose a la política porque en un momento de su vida tuvo que elegir una de las dos cosas, y aunque le encanta la comunicación, supo que esta decisión iba a tener un costo alto, sabía que no había marcha atrás. “Cuando tú eres comunicador y te vuelves político va a ser difícil volver, por una razón especifica, y es que vas a perder tu credibilidad como periodista porque ya expusiste tu identidad política, tu ideología”, explicó. 

Fue concejal de Zipaquirá desde el 2015, y durante años siempre fue muy responsable con el estudio de los proyectos de acuerdo y con la preparación de los debates. En julio de 2019, tomó la decisión de renunciar a este cargo para dedicarse de lleno a su candidatura. “El tema de la campaña a la Alcaldía demanda reuniones, trasnochos y demás. La idea es dedicarse a una sola cosa para hacerlo bien”, afirmó. 

En su carrera política ha tenido varios logros: fue elegido concejal con una de las votaciones más altas en Zipaquirá. En el año 2017, fue elegido presidente del Concejo, en donde logró certificar por primera vez el Concejo en calidad, mejorando la transparencia en la toma de decisiones. “Empezamos a hacer trasmisiones online, vía Facebook Live, para que la gente estuviera enterada y supiera cómo votaron sus concejales”, agregó. Con esto logró aprobar el proyecto de acuerdo, a partir del cual los concejales debían rendir cuentas a la ciudadanía a través de sus redes sociales. 

Sus metas y sueños 

“Zipaquirá hoy necesita un desarrollo económico urgente, a diferencia de los municipios vecinos, la ciudad se quedó sin muchas oportunidades de negocio”, manifestó. De salir electo como alcalde, considera que la propuesta que se debe implementar primero es generar riquezas y empleo. Para lograrlo, planea activar el turismo y aprovechar la Catedral de Sal, uno de los mejores atractivos del país, y crear el fondo de emprendimiento y desarrollo turístico, que permitirá que los recursos provenientes de este lugar se inviertan adecuadamente para mejorar la experiencia de los turistas.  

Su gran sueño va de la mano con la carrera que estudió, pues planea convertir su ciudad en la capital digital del centro del país. Está convencido de que las nuevas tecnologías de la comunicación serán las que activen la democracia moderna.  

Por otra parte, la inseguridad es uno de los mayores problemas del municipio. Para solucionarlo, Felipe analizó las experiencias en materia de seguridad que han dado éxito en otros países. “Articular la tecnología con la policía cívica, recuperar las zonas abandonadas  e identificar los puntos específicos de inseguridad son algunas de nuestras apuestas”, aseguró. 

El candidato como persona 

Este hombre de saco color azul oscuro y jean, de ojos pequeños, cejas pobladas, pelo negro, sonrisa encantadora, nariz larga y prominente y  de estatura alta es un fiel defensor del matrimonio, le molesta que la gente hable mal de esta unión entre dos personas. “Para mí es algo chévere, no soy de los que dicen que la esposa es la fiscalía”, me dijo entre risas.  

Conoció a su esposa, Ximena Forero, a través de unos amigos en común que los invitaron a comer. “Fue amor a primera vista”, como él dijo. Lleva cinco años de casado, y hace dos, nació su hija Luciana, momento que considera el más feliz de su vida. El valor más importante que quiere enseñarle a ella es la honestidad, porque se ha dado cuenta de que desde pequeños, a los niños, el mundo los está obligando a decir mentiras y a ser personas que no son.   

En su tiempo libre, lo que más le gusta hacer es cocinar porque lo desestresa. También, disfruta leer crónicas periodísticas, periódicos, revistas y ver series de Netflix. Le encanta estar en su casa con su esposa y su hija. 

Así como ha vivido momentos de felicidad en su vida, también ha vivido grandes tristezas, como la muerte de su progenitor. Recuerda con nostalgia que duraron más de 20 años separados porque su padre se divorció de su madre y se dedicó a viajar por diferentes partes de Colombia. “Vino a morir aquí, pero como pasamos mucho tiempo distanciados, me faltó más tiempo con él”, me dijo, con una expresión de tristeza en su rostro.  

Cuando le pregunté por sus fortalezas, respondió sin dudar que eran dos: la primera es la honestidad. “Lo primero que quiero hacer al llegar a mi casa es poder mirar a mi hija a los ojos sabiendo que no le debo nada a nadie, ni que le robé nada a nadie”. La segunda fortaleza que dice tener es la creatividad, pues en paralelo con su vida política dirige un grupo que hace musicales en gran formato y él es quien los escribe.  

“En la política es muy difícil encontrar personas correctas y con valores como Felipe”, manifiesta Mayra Nieto, su gerente de campaña, quien encontró en él una alternativa diferente e innovadora de hacer política. “Me gustan sus pensamientos y su forma de liderar”, me contó.  

Cuando le pregunté por su mayor defecto, las cosas cambiaron, después de una larga pausa, Felipe respondió: “Lo pienso mucho es porque tengo varios, no porque no encuentre uno”. Aseguró ser una persona muy confiada y según dijo, “eso no siempre es bueno”. Pero Felipe no es el único que considera que este es su gran defecto. “Mi  jefe tiene valiosas cualidades pero su defecto es ser muy confiado, a pesar de esto, todo siempre le sale bien”, afirmó su asistente, Paula Quiroga, quien lo conoció hace tres años en la Iglesia Misión Carismática, a donde Felipe asiste.   

 

Por ahora, Felipe no imagina su vida sin ser elegido alcalde de Zipaquirá. “Cuando uno está en esta vaina, está tan metido en esto que no contempla no ser elegido alcalde”. Él siempre piensa en salir ganador. Tiene plena seguridad de que su plan de gobierno satisface las necesidades de los habitantes del municipio y espera que el próximo 27 de octubre los zipaquireños le den su voto de confianza.  

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co