Al filo de la imposibilidad

Para los gobiernos de los países desarrollados, la ciencia y la investigación están dentro de sus principales preocupaciones, pues son fundamentales para el desarrollo sostenible. En el caso del gobierno colombiano, parece importarle poco o nada este tema, debido al escaso dinero que se ha invertido en la materia.
María Camila Moreno Franco, Comunicación Social y Periodismo
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
Foto de: Flickr - protion9

En Colombia se debería invertir más en ciencia y en investigación, pues esta decisión es clave para el desarrollo sostenible y el crecimiento de la economía.

 

En plena era de la globalización, los países necesitan aplicar procesos que les permitan ir de acuerdo con el ritmo al que avanza el mundo. La ciencia y la investigación prometen ser la solución a los problemas de subdesarrollo que varias sociedades enfrentan.

 

Infortunadamente, en Colombia, la inversión en este campo es escasa. Al filo de la Oportunidad, informe escrito por la Misión de Sabios, recomendaba, en el año 1994, que Colombia invirtiera al menos 2% del PIB en la ciencia y en la investigación.

 

Por esto hago especial énfasis en que el gobierno colombiano haga una mayor inversión en la ciencia y la tecnología, porque además de que es poca, con el curso de los años, el presupuesto ha decrecido. Para 2016, la inversión fue de 0,24% del PIB, más baja que la registrada en 1996 (0,29%), según las cifras del Banco Mundial.

 

La investigación está directamente ligada con la cantidad de patentes que produce anualmente un país y con el desarrollo de productos con alto valor agregado, lo que influye en el progreso económico. Andrés Oppenheimer, en su libro Crear o Morir, recalca la necesidad de los países de invertir en la ciencia y en la investigación, ya que cada vez más las sociedades dependen del número de patentes que generan y no de sus recursos naturales. “Los países más exitosos no son los que tienen más petróleo, o más reservas de agua, o más cobre o soja, sino los que desarrollan las mejores mentes y exportan más productos con mayor valor agregado. Un programa de computación exitoso, o un nuevo medicamento, o un diseño de ropa novedoso vale más que toneladas de materias primas”.

 

Por ejemplo, en Colombia fueron registradas 545 patentes en 2016, mientras que en Estados Unidos fueron 295.327 en ese mismo año. Aunque no hay punto de comparación, Estados Unidos es el hogar de las mejores universidades del mundo y referente internacional en investigación. “No es casualidad que, al momento de escribir estas líneas, una empresa como Apple valga 20% más que todo el producto interno bruto de Argentina, y más del doble del producto interno bruto de Venezuela”, afirma Oppenheimer.

Lee también: Educación pública: “no tenemos suficiente ni es lo suficientemente buena”, dice Moisés Wasserman

 

Países con un PIB muy similar al de Colombia, como Malasia, Singapur y Sudáfrica, llegan a tener hasta el doble de patentes por año.

 

El gobierno tiene que advertir la importancia de la investigación, la ciencia, la tecnología y la innovación para el desarrollo de una economía sustentable. La investigación permite avances significativos en la educación que se reflejarán en más progreso para el país.

 

Si el gobierno no promueve la ciencia ni la investigación en sus sistemas educativos, es muy difícil que el déficit de personas dedicadas a la investigación se cubra. La cultura colombiana no ve con buenos ojos a los investigadores, ya que hay una conciencia de que esta profesión es mal paga o muy difícil.  Según la Unesco, en Colombia, para el año 2014, se registró un índice de 114 investigadores por millón de habitantes dedicados a la ciencia y a la investigación, mientras que Corea del Sur, uno de los países que más invierte, (4% de su PIB) tuvo para el mismo año 6.899.

 

Es necesario que el gobierno cree estrategias para despertar entre la población la curiosidad y la pasión por estas disciplinas. Sin embargo, la ciudadanía también deberá asumir el debate abierto sobre estos temas. Por ejemplo, el último recorte del presupuesto de Ciencia y Tecnología generó una protesta a la que asistieron solo el gremio de investigadores y la comunidad académica. ¿Cómo vamos a generar una reflexión en los altos mandos de este país, si ni siquiera nosotros somos capaces de reconocer la importancia de la ciencia?

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co