“Uno va retratando instantes por medio de canciones” Mario Rincón

Jhonnyer Javier Paredes Castillo, Comunicación Social y Periodismo
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
Mario Rincón. Foto de: Johana Bolívar.

Mario Rincón ha dedicado gran parte de su vida a la música. Utilizando su talento y pasión este cantautor ha logrado hacer de sus canciones críticas sociales y a su vez, bellos poemas que resaltan lo hermoso de la vida.​

                                     

Todo lo que rodea a Mario Rincón conlleva un aura musical. Cuando lo saludé, antes de comenzar la entrevista, pude notar la entonación de su potente voz, además de identificar en sus facciones una curiosa mezcla entre la suavidad de una melodía acústica y la dureza de una canción que tiene como fin dar un mensaje concreto y que genere un impacto social.

En Rincón la pasión por la música nació desde muy pequeño. Durante sus primeros años de vida en el campo tuvo la posibilidad de escuchar algunas emisoras donde se difundían canciones de autores barrocos como Vivaldi y Bach, que al día de hoy aún le gustan. Curiosamente empezó silbando muy afinado y descubriendo poco a poco un interés genuino hacia las notas y los acordes.

Al hablar acerca de la edad en la que comenzó a tocar algún instrumento, el cantautor contó cómo un profesor le dijo que ya estaba muy viejo para la música. También recordó su época de estudiante en el Colegio Boyacá de la ciudad de Duitama, donde empezó tocando la flauta y luego la guitarra. Además, mencionó a su profesora Nancy Vargas, quien le puso como tarea hacer un poema y gracias a esta actividad logró empezar a unificar la parte rítmica y la parte lírica de la música.

El intérprete evocó su participación en la escuela de música Pentasonic, donde empezó estudiando la flauta. De este momento de su vida recuerda al maestro Óscar Álvarez, quien le dio clase de flauta traversa. Luego de esto, Rincón pudo utilizar todo su conocimiento cuando empezó a tocar la guitarra.

El solista se sinceró acerca de las cosas en las que se inspira a la hora de componer sus canciones. Él considera que “los seres humanos tenemos motivos para llevar a cabo nuestras acciones y los artistas utilizan estos motivos para moverse”. Rincón declaró que para escribir sus canciones puede tener diferentes motivaciones, como las románticas, la reflexión social, cantar a la naturaleza o en sí a la vida misma. También habló de los momentos existenciales que se viven, pues se convierten en un factor importante para hacer una canción, teniendo en cuenta los cambios que puede tener el entorno social y “hay que escribirle a eso”, convirtiéndose en un fotógrafo de la realidad a través de canciones.

Para lograr transmitir emociones, a partir de lo que se puede aprender, este compositor ha ido puliendo los distintos recursos que ha adaptado, plasmando con un estilo propio las letras y las melodías que buscan expresar algo distinto, creando así una manera propia de hacer las cosas y con la que se puede reconocer a los cantantes.

Rincón se pronunció sobre la frase “la vida se aferra”, la cual se encuentra como enunciado principal en su página web. Él expresó que “los seres humanos vivimos un periodo corto en el mundo que habitamos”, pero a pesar de tener vida e historia breve, el ser humano ha generado mucho impacto, planteando en la vida un rumbo diferente, para bien o para mal. Para el cantautor, la civilización es uno de los mayores fracasos de la vida, pues las ciudades se extienden como junglas de cemento, que para llegar a ser lo que son han tenido que erradicar otras formas de vida. Él pone como ejemplo que aún en los medios más hostiles, como el duro pavimento, puede haber vida y crecer una pequeña flor. La vida es muy fuerte, entonces se aferra, es una comparación de lo que insiste la vida en todas sus manifestaciones para quedarse, pues antes del ser humano ha tenido que superar diferentes adversidades.

“Cuando el árbol creció lo cortamos, para matar su raíz le quemamos y enterramos los surcos y salamos la tierra sin contar que la vida se aferra”

Cuando Rincón mencionó a los cantantes que fueron su referente e inspiración, expresó su admiración por Víctor Jara, cantautor chileno, y el cantautor argentino Facundo Cabral, unos de los primeros exponentes de la canción comprometida en Latinoamérica. El artista explicó que a este tipo de música también se le llama canción social o canción protesta. Este género toma diferentes ritmos para crear canciones con sentido y crítica social, siendo un ritmo originado en Francia, España y con manifestaciones en países de habla inglesa.

Al hablar de las diferencias entre sus trabajos discográficos el intérprete afirma que es cuestión de la producción que hay en cada disco, pues cada uno cuenta cosas distintas y se necesita una atmosfera que haga la diferencia. Rincón compara este proceso con la realización de una obra de teatro, pues la canción enciende el televisor de la imaginación y por lo tanto se debe tener en cuenta que la producción ayuda mucho a transmitir un mensaje más claro. Por ejemplo en “Entre dudas”, su primer álbum, se tocan temas como la introspección con el fin de “mostrar la contradicción que somos como seres humanos”. Para este cantautor, la canción es una cápsula que cuenta algo, tanto para la reflexión como para la recreación.

El duitamense, en su segundo trabajo “Voz de tierra”, plantea un rescate del folclor y de lo autóctono usando requinto, tiple y guitarra. Él considera que los puristas del folclor limitan un poco los instrumentos que deben utilizarse para hacer la música que caracteriza a las regiones, pero que antes no existía esta delimitación para encasillar el folclor y la cultura. Para él, la música folclórica responde a necesidades de las poblaciones, es un elemento dinámico que se va transformando y cuando le permite a los jóvenes explorar nuevos instrumentos y ritmos ellos se pueden interesar más y dejar de pensar que es “música de viejitos”.

Rincón hizo también una crítica formal a los concursos, porque siente que se busca lo mismo en cada uno de ellos, llegando a encasillar y limitar todo lo que se muestra. Según el cantante, el público o jurado más objetivo es la gente, debido a que ellos expresan cuáles son las canciones que les gustan y las que tal vez no escuchan tanto.

Lee también: El vallenato tiene reina

El último disco del artista es muy sobrio, acústico y simple, buscando así representar el ideal femenino en todas las culturas y mostrando la mujer sencilla, la mujer cotidiana, la mujer que lucha y aquella que se entrega a causas justas trabajando por el arte y la sociedad. Él explicó que la guitarra le da una atmósfera similar a todas las canciones y, como ya lo había mencionado, es la producción la que logra hacer la diferencia.

Para el cantautor, el arraigo por la ciudad de Duitama es algo muy importante y considera que la tecnología le permite estar en muchos lugares del mundo e ir más allá del lugar donde vive. Le gusta estar en contacto con el campo y el estilo de vida que lleva. En las veredas de Duitama, él tuvo una niñez muy contemplativa, tenía como amigo a un perro y realizaba distintas actividades del campo. Para él, más importante que la ciudad es el entorno que llega a generar su gente.

Este compositor trabaja con el Instituto de cultura de la ciudad de Duitama. Con la labor en algunas comunidades, donde se encuentran niños, niñas, adultos y personas con discapacidad, busca utilizar la música como instrumento de cambio.  Los niños de algunos barrios entran en el mundo de la música al enseñarles a tocar instrumentos y hacer pequeñas bandas donde ellos desarrollan su talento. Con la población discapacitada se realizan sesiones de musicoterapia, pero sin que se convierta en algo monótono, pues se busca la interacción de los participantes.

Por otro lado, Rincón tuvo la oportunidad de ser invitado al festival Cantandina. Para él, este festival se convierte en un compartir de cantautores de Colombia y también de Latinoamérica, pues vienen a participar intérpretes de países como México y Perú. El evento es organizado en Manizales y por esta razón el músico tuvo la oportunidad de hablar acerca de su trabajo en uno de los programas de Telecafé.

El compositor declaró que Cantandina se ha convertido en un espacio de resistencia cultural, pues le permite a la gente interactuar con las personas que hacen música, escuchar las historias de cómo nace una canción y el contexto filosófico que hay detrás de lo que se escribe.

 

Hablando de su último trabajo, Rincón explicó que el nombre de la pintura que utilizó como carátula de su disco es Eufemismo a la desigualdad, pues este álbum busca expresar la importancia que tiene la mujer, debido a que gracias a ella nos podemos poner en pie. Con esta propuesta musical se busca hacer entender que no existe hombre sin mujer y viceversa. “No hay género más importante, pensar que eso es así es un error” y las canciones que componen el disco pretenden resaltar la importancia de la mujer, no porque sea mejor que el hombre sino porque hoy en día muchos creen que es menos importante.

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co