Corolla Cross, una mezcla de lo mejor de Toyota

Con un diseño innovador y tecnología de punta llega al mercado la Corolla Cross, una mezcla de los carros más exitosos de Toyota, aunque no es del todo perfecta.

Lea también:
pulzo.jpg
Corolla Cross, una mezcla de lo mejor de Toyota
Foto:
Santiago Bernhard

A los concesionarios colombianos ha llegado la Corolla Cross, una combinación entre el carro más vendido por Toyota, el Corolla, y la última versión de la RAV4. Parece una SUV, pero es más bien un automóvil levantado, con Rin 18, guardabarros amplios y un motor híbrido ahorrador. Es un monocasco, es decir que el bastidor y la carrocería son una sola pieza, lo que lo hace un vehículo más seguro, ya que, en el momento de colisión la energía se distribuye de forma uniforme. Otra ventaja del monocasco es que permite tener una estructura ligera que es esencial a la hora de ahorrar. A Colombia llega en cuatro versiones: dos a gasolina denominadas XLi y XEi y los modelos híbridos XEi HV y SEG HV. La última es la versión más equipada y de la que hablaremos.


En su interior se encuentra un espacio moderno con luces azules, pantalla LCD en el tablero como para el radio, la sección de aire y los botones para ajustar el modo de manejo frente a la palanca de cambios automáticos. Sin embargo, no pierde su sobriedad y en ningún momento los colores y diseño saturan al usuario. En su versión full, los asientos vienen en cuero, trae la ventana corrediza en el techo, el radio con su pantalla de 7” táctil e incluye Apple carplay y Android auto, ambos por conexión USB.

Los asientos traseros son confortables y, para ser un automóvil, las personas que van atrás tienen un espacio generoso. Además, pueden reclinar las sillas, cuentan con un reposabrazos que puede mantener dos bebidas, tiene el seguro ISOFIX y espacios en las puertas para guardar bebidas. Algo interesante es que la fila trasera viene en dos partes que se pueden acomodar para ampliar el baúl del carro.


El baúl cuenta con 440 litros, su rueda de repuesto, una tapa retirable para cubrir el baúl y ganchos para ajustar objetos. Sin embargo, en los laterales tiene un espacio que va sobre el guardabarros y es un poco más profundo que el resto del maletero, dejando un desnivel innecesario que puede llegar a incomodar a la hora de cargar algo. La puerta del maletero es grande y gracias a la altura del carro es fácil acceder al baúl. Otro punto negativo es que no cuenta con el botón para cerrar el maletero, el que debería ser parte teniendo en cuenta la tecnología de este coche.


Y hablando acerca de la tecnología, cuenta con el volante multifunciones desde el cual se puede manipular el volumen, el radio, contestar llamadas y configurar el control crucero. Tiene retrovisores electro-retráctiles que se ajustan electrónicamente. En cuestión de seguridad Toyota le ha metido la ficha a este carro incluyendo el sistema Safety Sense. Este consta de una serie de avisos al conductor para evitar colisiones, por ejemplo: Sistema de pre-colisión que detecta coches o peatones frente al carro, prepara los frenos y da una alerta sonora al conductor. También cuenta con el sistema de mantenimiento de trayectoria y sistema de alerta de cambio de carril, ambas pensadas para rutas largas donde el conductor puede dormirse. Este sistema genera una alerta sonora para avisar al conductor cuando se está desviando. Otra de las implementaciones interesantes es el sistema de luces altas automáticas, que permite al coche adaptar las luces más adecuadas según la ruta y los demás vehículos. Sin olvidar los sensores de parqueo, como la cámara de reversa y los airbags.


Y finalmente la tecnología que llama la atención de los usuarios, el corazón de este carro, un motor 1.8 combinado con uno eléctrico y una transmisión de 10 velocidades. Es un motor fiable, aunque posiblemente un poco pequeño para este carro. Entrega una potencia combinada aproximada de 120 HP y una velocidad máxima de 180 km/h. Tiene un consumo medio de 5 litros cada 100 km en ciudad, y se estima que tiene 45 minutos de autonomía en su modo totalmente eléctrico, lo que es poco comparado con la RAV4i que estima alrededor de 63km de autonomía. Acelera de 0 a 100 en 11 a 12 segundo, un desempeño sonso, sin embargo, y como lo explican en Toyota, este no es un carro de carreras.


Aunque estéticamente es muy bonito con su parrilla grande, semejante al de la RAV4, los rines de 18 pulgadas, sus guardabarros grandes y las luces led alargadas, como en el interior con sus detalles en cuero, iluminados azules, espacios amplios y tecnología. Al revisar el carro, muchos de los detalles que lo hacen ver musculoso y grande son delgadas láminas. También si miramos dentro del guardabarros se evidencia el monocasco, un detalle poco bonito, que para mi gusto debería ser cubierto. Tristemente, el motor del carro y su tracción delantera, no dan la fuerza y velocidad que el carro parece tener, lo que lo hace algo lento para conducir en rutas largas. Sin embargo, lo compensa con su ahorro de combustible en ciudad, además de la gran ventaja de que por ser híbrido no tiene pico y placa en Bogotá.


En resumidas cuentas, el Toyota Corolla Cross es un automóvil grande, con motor pequeño híbrido y ahorrador. Con espacios increíbles para la familia, que ofrece una conducción segura y confortable, ideal para andar cómodo en la ciudad y sus afueras. Su precio ronda entre los 90 y 110 millones de pesos, con una garantía de 5 años o 150.000 km. Es ideal para familias de clase media. Sin embargo, el aspecto de camioneta se queda en eso, una apariencia de carro grande y fuerte para todo terreno que en realidad es un rendidor para la ciudad.

Corolla Cross, una mezcla de lo mejor de Toyota
Foto: