Franklin Ramos, la 'mejor versión de sí mismo'

Sofía Buelvas Puerta, Comunicación Social y Periodismo

Con más de 20 años de trayectoria en el mundo de la moda, Franklin Ramos nos comparte su historia y las dificultades que ha tenido que enfrentar para llegar a la cima del éxito. 

Lea también:
Foto:
Sofía Buelvas

Suéter cuello tortuga color azul rey, encajado en un pantalón de talle alto que está rodeado por un frágil y delgado cinturón negro que contrasta con el color gris del pantalón. No podían faltar los zapatos adecuados para crear el look apropiado, tiene puesta una combinación de tenis y mocasines creando perfectamente un estilo vintage propio de él, de Franklin Ramos, el reconocido asesor de imagen colombiano.


Se acerca a mí con una mirada penetrante y muy seguro, pues cada pisada la da con especial contundencia. Arranca a contar sobre sus inicios: "Yo inicié en este mundo desde muy pequeño, nací en una familia matriarcal, rodeado de muchas mujeres", recuerda y continúa: "Ellas me mostraron lo que es la vanidad femenina, las mujeres de mi región, de la costa, siempre son demasiado vanidosas y eso fue lo que vi en mi infancia. Pero hablo de una vanidad bonita, ligada a una cantidad de elementos que me hicieron entender que podría desarrollarme en ese campo".


Franklin estudió artes plásticas en Medellín y lo que más llamaba su atención era la pintura. Conoció, para entonces, a un Makeup Artist  que le enseñó lo fascinante de plasmar color en el rostro de una mujer y lo animó a hacer parte del mundo de la belleza y de la estética. Más tarde, cuando se había convertido en un apasionado del color sobre el rostro femenino, viajó al pueblo colombiano de Mompox, donde se estrenó en un salón de belleza. Luego tuvo dos paradas más: Cartagena y Bogotá. "La capital me abrió las puertas y me mostró un universo gigante en el que podría desarrollarme con muchas facetas y es lo que hago hoy en día, que es lo que amo y adoro".

- Participó en la película de Crónica de una Muerte Anunciada. ¿Qué papel desempeñó y cómo se dio esa oportunidad?


- Eso fue cuando estaba muy chiquito, tenía alrededor de 11 años, fue antes de tener algún tipo de trabajo. En ese entonces en Mompox se hacían muchas cosas, había mucho arte, se filmaban muchas películas y documentales.


A mí me llamó la atención ese mundo sin saber qué quería hacer. Entonces, en esa época conocí a una vestuarista muy famosa en Colombia, llamada Rosario Lozano, y a ella le causó gracia que una persona tan chiquita quisiera hacer parte de ese universo y de alguna forma me dio la oportunidad de trabajar con ella siendo asistente.


Ahí me fui enamorando, vi tantas cosas, pero no tenía certeza de en qué me quería enfocar y qué hacer realmente. Pero sabía que quería pertenecer a este mundo de la moda, del show business, de todo lo que tiene que ver con embellecer a la mujer.


- Ante ese panorama, ¿qué decía tu familia?

- Yo nunca he tenido ningún tipo de conflicto con mi familia, siempre se dieron cuenta de que tenía muchas inquietudes entonces nunca me limitaron, nunca me pusieron trabas para desarrollarme en lo que yo quería. Creo que se dieron cuenta y me dejaron ser libre y me apoyaron en todas las decisiones que tomaba, obviamente bajo unos parámetros de casa basados en la educación. Para mí habían ciertas cosas que eras nuevas, pero que para ellos eran realmente extrañas, puesto que los europeos tienen una vida totalmente diferente; entonces, para mi familia, criada en un pueblo como Mompox, que es de gente maravillosa pero que que quedó estancado en el tiempo y que gracias a eso ha conservado muchas cosas de su cultura y sus costumbres; le resultaba muy difícil asimilarlo.


- Cuéntenos una anécdota de su infancia.


- Tuve una infancia muy feliz, la verdad hoy en día vivo agradecido de haber tenido una infancia como la que tuve en Mompox. Fueron muchas historias, lo que era prohibido era siempre lo que nos llamaba la atención, lo que nos gustaba. Recuerdo que cogía a todos los amigos de mi cuadra y me servían de conejillos de indias cuando empecé a desarrollar el arte y ahora que voy me dicen: “claro, aprendiste con nosotros y ahora no nos quieres ni ver”. Pero, no es eso, claramente todo va cambiando.


Siempre desde pequeñito me mandé a hacer mi ropa, iba donde la modista, le llevaba la tela y la modista me hacía caso en todo. Después, mi mamá llegaba y le decía que cómo era capaz de dejarse manipular por un niño de 11 o 12 años. Pero siempre he sido así, muy inquieto con esos temas.


- ¿Quién o quiénes han sido esas personas que marcaron su vida?


- Han sido muchas en diferentes etapas de mi vida; por ejemplo, en mi infancia fue una tía a la que le llamábamos “mi mamá cachaca” que era una tía súper alegre con un espíritu increíble, ella marcó mucho mi vida porque fue mi alcahueta, por así decirlo: era fiestera, coqueta, popular y la más líder. Era una mujer que el pueblo quería demasiado y esa popularidad la hacía tener una personalidad increíble y me enseñó muchas cosas.


Pero a lo largo de mi vida han sido muchas personas, una de ellas es una mujer que se llama Elza Porto que me puso un pincel en la mano, me dijo "tú tienes destreza para esto". Ella había estudiado en España y fue como mi primera maestra, mi primera tutora en el tema de la colorimetría y en muchas cosas que yo no tenía ni idea. Otra persona es Germán Palomino que fue quién me trajo a Bogotá.

- Ha trabajado con artistas de talla internacional como Hillary Duff y Paris Hilton. ¿Cómo se dieron esas oportunidades?


- Todo ha sido a raíz de mi trabajo, uno no debe hablar de lo que ha hecho sino demostrarlo con lo mismo, con su trabajo. Demostrando lo que hago, siento que eso se debe a lo que me apasiona, mi trabajo es una pasión para mí. Es lo que me mueve, me genera adrenalina por querer hacer las cosas bien hechas, yo soy partidario del perfeccionismo que en algo me marcó; por ejemplo, mi madre lo era, entonces ella marcó mi vida.


De ella aprendí a ser perfeccionista y esto a hecho que mi trabajo se haya viralizado y popularizado, que haya ganado nombre; entonces, a raíz de ese nombre de haberlo hecho en Colombia, todos estos artistas, los managers o los que hacen posible que estos personajes lleguen a Colombia me busquen, no ha sido por fama o porque aparezco en televisión, es porque el trabajo habla por sí solo y habla de mí.


- ¿Qué proyectos se avecinan para usted?


- Viene el segundo libro, que es “La mejor versión de ti mismo”. Es un libro que estoy escribiendo para enseñarle a las mujeres a quererse a sí mismas, a empoderarse y por medio de la belleza hacer realidad muchas cosas que ellas quieren y así darle las herramientas para que entiendan que son cada día más lindas, no solo físicamente sino a través de la aceptación y de quererse a sí mismas.

- ¿Cuál es la tendencia en moda de esta época?

- El individualismo es el punto focal de lo que debes tener en cuenta al momento de adoptar cualquier tendencia. Ahora las tendencias son bastante amplias, son una carta inmensa de posibilidades que tienes, pero lo que debes saber a la hora de adoptar cualquier tendencia es que sea apta para ti.

Cada cual debe buscar una buena asesoría para ver qué le queda y conocerse a sí mismo, también saber qué quiere proyectar, porque,  si no lo tiene claro, puede llevar cualquier tendencia, pero no va a pasar absolutamente nada.

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co

Botón.png