Mujeres hicieron 3 de cada 5 llamadas por salud mental en la pandemia

et.jpg
Danna Muñetones, Yuri Montaño y David Torres, Comunicación Social y Periodismo.

El Covid-19 propició la aparición, agudización o recaída de toda una gama de trastornos mentales. Esto dicen las cifras.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
Sesión de psicólogo

Foto: Wix

Según el Departamento Nacional de Planeación, desde el año 2000, hasta comienzos del 2020, la salud mental de la población colombiana se deterioró y aumentaron los problemas y trastornos mentales. La situación se agudizó con la irrupción de la emergencia ocasionada por el covid-19, que retó al sistema sanitario como el colombiano, caracterizado por su baja inversión en salud mental, poca difusión de herramientas gratuitas para enfrentar situaciones de riesgo y una cobertura insuficiente de profesionales en ciertas regiones.

 

Empecemos entonces con una pregunta sencilla.

Estos síntomas han sido, históricamente, padecidos con más frecuencia por las mujeres: 1 de cada 3 sufre enfermedades mentales en el mundo. De acuerdo con la OMS[1] , estas tienden a desarrollar problemas de depresión y ansiedad con más frecuencia, mientras que los hombres tienden a desarrollar trastornos como la personalidad antisocial.

 

De acuerdo con Luciana Ramos-Lira[2] , doctora en Psicología Social, las razones por las que las mujeres y los hombres experimentan diferencias en la salud mental no son solo biológicas, sino también sociales. En este último apartado, los estereotipos y la represión de género se posicionan como factores importantes para que, mientras que las mujeres experimentan más afectaciones, los hombres tiendan a reconocer más difícilmente sus síntomas. La OM  concuerda en que las experiencias sociales y la cultura influyen en la morbilidad de las enfermedades mentales, por lo que el género es determinante.

 

Esta tendencia se ve reflejada en la encuesta Pulso Social del DANE: las mujeres tienden a experimentar síntomas de enfermedades mentales en promedio un 8% más que los hombres, siendo los sentimientos de “preocupación o nerviosismo” los más recurrentes, con una media de 40% de los casos.