El aumento progresivo de los vehículos eléctricos en Colombia

Ana María Navarro Sánchez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

El país se compromete a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% para 2030. El gobierno incentiva el uso de transporte eléctrico reduciendo los aranceles y el IVA.

Lea también:
pulzo.jpg
 El aumento progresivo de los vehículos eléctricos en Colombia
Foto:
Unsplash

Los vehículos eléctricos (VE) están aumentando poco a poco en Colombia, habiéndose registrado 4.849 VE en el RUNT para el 31 de agosto de 2021, esto con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.


En la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica se estipula la expedición de la Ley 1844 de 2017 “por medio de la cual se aprueba el acuerdo de París”, donde Colombia se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20%, respecto a las emisiones proyectadas para el año 2030. El implemento de los vehículos eléctricos se planea utilizar como reemplazo de vehículos de combustión, los cuales generan contaminación.


La energía eléctrica, además de contaminar mucho menos que el diésel y la gasolina, es mucho más eficiente. “Mientras los motores de combustión interna tienen alrededor del 30% de eficiencia, los motores eléctricos aprovechan mucho más la energía,–aseguró Felipe Arenas Uribe, líder de equipo participante en la Shell Eco-Marathon– teniendo el 90% de eficiencia, en 250km*kW/h”.


“La energía se mantiene gracias a la batería, por los compuestos materiales y químicos que la componen. Estos vehículos se deben cargar con frecuencia, puesto que la autonomía está condicionada al uso que se le dé”, dijo Leonel Ramírez Mosquera, ingeniero de la empresa EcoMi. Estas baterías tienen un gran alcance y sus precios han ido bajando progresivamente gracias al aumento en la producción.


Los vehículos eléctricos son una buena opción para reemplazar a los vehículos de combustión, pues reducen la huella de carbono y no son dañinos para el medio ambiente. Sin embargo, no son asequibles para todo público pues, según Ramírez Mosquera, “su precio triplica al de gasolina o diésel” y no hay suficientes incentivos para compensar su costo.


El gobierno incentiva el uso de transporte eléctrico, reduciendo los aranceles e incluyéndolo“dentro de los bienes gravados con tarifa del 5% del Impuesto al Valor Agregado (IVA), según la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica, además de no ponerle pico y placa a estos vehículos.


“Al ser el implemento de estos vehículos tan reciente, no hay suficientes personas o negocios especializados en el mantenimiento y reparación, pues las empresas fabricantes no están interesadas en vender su conocimiento, –afirmó Yenny Fernández, ingeniera electromecánica– por lo tanto, los técnicos interesados en aprender sobre esto deben buscar en universidades, sin embargo, no es fácil acceder ya que no se encuentran muchas opciones en Colombia”.


Por último, Fernández dijo que en el momento se incrementa al 35% de rapidez el consumo de energía eléctrica en transporte. Esto quiere decir que, tal vez no para el año 2030 como se espera, pero en un futuro no muy lejano, la energía eléctrica automotriz reemplazará completamente a la de combustión. No es un proceso fácil, pero se espera cumplirlo.

 El aumento progresivo de los vehículos eléctricos en Colombia
Foto: