Un alto a las sustancias psicoactivas en Cajicá

Susana Díez Santamaría, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

La drogadicción entre personas de 15 a 34 años es más común de lo que parece, lo que afecta su salud física y mental.

Lea también:
pulzo.jpg
 Un alto a las sustancias psicoactivas en Cajicá
Foto:
Guia de cajicá

La alcaldía de Cajicá es un punto central donde las personas pueden solicitar información sobre las iniciativas de la prevención de sustancias.

El 19.3% de los jóvenes en Colombia, entre 12 y 17 años de edad, han consumido sustancias psicoactivas y para algunos, lastimosamente, ya es un hábito. En el municipio de Cajicá, Cundinamarca, se le hace frente a esta problemática con el fin de prevenir el consumo y de igual forma, optar por la salud mental en la comunidad.


Las personas que consumen sustancias psicoactivas se encuentran en un estado de vulnerabilidad y desorientación, lo cual interfiere en su toma de decisiones en el día a día, su salud física, mental y las relaciones interpersonales.


La Organización Panamericana de la Salud comenta que “el uso repetido y prolongado de estas sustancias favorece el desarrollo de trastornos por dependencia, que son trastornos crónicos y recurrentes, caracterizados por necesidad intensa de la sustancia y pérdida de la capacidad de controlar su consumo, a pesar de consecuencias adversas en el estado de salud o en el funcionamiento interpersonal, familiar, académico, laboral o legal”.


En el año 2019, la Alcaldía Municipal de Cajicá implementó un pacto con el fin de que el uso de sustancia psicoactivas fuera disminuido, advertido y prevenido, incitando a que la ciudadanía pudiera dar un alto en el camino sin normalizar el uso o ventas de estos elementos. De ahí en adelante, se han seguido desarrollando iniciativas con el fin de aportar de una manera positiva a estos casos.


Según Nicolás Nieto Rodríguez, psicólogo y director de juventudes desde el año 2020 en la Alcaldía de Cajicá, se ha creado un programa llamado SPA (Sustancias Psicoactivas), el cual “se encarga de hacer un proceso de acompañamiento a los jóvenes consumidores del municipio”.Además, se dan medidas de prevención a través de actividades experienciales, en donde se les muestra a los adolescentes cómo la adicción puede crear patologías y éstas pueden afectar en el proyecto de vida de los individuos de una manera particular.


De cada 10 jóvenes que salen de rehabilitación, recaen aproximadamente 3. “Nosotros hacemos unretest a los tres meses, pero, después de ese tiempo algunos vuelven a consumir a los dos años, o tres. El tiempo depende, porque no es algo totalmente lineal”, comenta el psicólogo Nieto.


De acuerdo con el director, se ha logrado impactar a una cifra de jóvenes bastante significativa en términos de superación del riesgo y rehabilitación. Además, este programa cuenta con una psicóloga, una trabajadora social y una técnica de rehabilitación. Estas tres personas son las encargadas de plantear cada uno de los pasos, creando metodologías proporcionales al contexto en el cual se va a trabajar.


Actualmente, en el esfuerzo conjunto de la Secretaría de Salud con el Hospital Profesor Jorge Cavelier, a través del plan de intervenciones colectivas, se adelantan actividades y se emprenden acciones para promover la salud mental. “Se trabaja mucho de la mano de instituciones educativas departamentales–dice Laura Ligia Ortiz Agudelo, ejecutora de la dimensión de salud mental y convivencia social de este plan, haciendo actividades de conocimiento, pedagógicas y psicopedagógicas para conocer los efectos del consumo de sustancias y reforzar habilidades para la vida, como la regulación emocional y el buen uso del tiempo libre”.


Se debe tener presente que las instituciones educativas cuentan con un equipo de psicólogos que están al tanto de las situaciones que se puedan presentar. “Cuando hay un presunto caso de sustancias psicoactivas, se remite a orientación escolar y se activa la ruta municipal. Una vez pasa esto, se debe hacer la remisión a comisaría de familia, Policía de Infancia y Adolescencia y Secretaría de Salud. Educación realiza seguimiento y el apoyo que se requiera”, asegura Liliana González Peña, integrante de la Secretaría de Educación, quien apoya la parte de riesgos psicosociales, enfocada hacia la prevención y consumo de sustancias psicoactivas.


Ahora bien, Mónica Yate, patrullera coordinadora de prevención y seguridad ciudadana en Cajicá, comenta que “a la salida de colegios se implementa el acompañamiento con el fin de evitar que terceros vendan a niños”.


El municipio tiene tres rutas integrales en salud, las cuales se llaman RIAS. Estas sirven para saber cómo actuar frente a un caso de violencia intrafamiliar, conducta suicida y adicionalmente, en el consumo de sustancias. Cualquier persona puede hacer uso de ellas.


Cajicá seguirá con sus esfuerzos para que los jóvenes tengan buenos hábitos, construyan un proyecto de vida sano y logren salir adelante pese a las dificultades.

 Un alto a las sustancias psicoactivas en Cajicá
Foto: