4​ ​años​ ​después​ ​del ataque 

María​ ​Camila​ ​Caicedo​ ​Hoyos, Comunicación Social y Periodismo

¨Yo soy un fiel ejemplo de que la belleza se puede quemar, destruir, lo más importante es el amor​ ​propio”, dice Natalia Ponce de León. Este ha sido el camino de perdón que ha atravesado.

Lea también:
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
Foto:
Foto:

Natalia Ponce de León, una mujer de 37 años cuya vida antes del 27 de marzo de 2014, era normal. Nació en una familia conformada por sus padres y tres hermanos, a lo largo de su vida se caracterizó por ser una mujer liberal, recursiva y soñadora. Una mujer amante de los viajes, amiguera y noviera. “No me gusta quedarme quieta, no me gusta la monotonía, porque me desespero,​ ​me​ ​deprimo”,​ ​asegura​ ​Ponce​ ​de​ ​León.


Natalia Ponce de León estudió dirección y producción de cine en El Politécnico Gran Colombiano.​ ​“Pase​ ​de​ ​estar​ ​detrás​ ​de​ ​cámaras​ ​a​ ​estar​ ​en​ ​frente​ ​de​ ​ellas”,​ ​afirmó​ ​Natalia.


Tras finalizar su carrera emprendió un viaje en el 2009 hacia Londres, buscando un mejor horizonte. Sin embargo, la relación con su familia la hizo regresar a su país natal, Colombia. Asegurá​ ​que​ ​su​ ​familia​ ​antes​ ​y​ ​ahora​ ​ha​ ​sido​ ​el​ ​motor​ ​de​ ​su​ ​vida.


Al​ ​regresar​ ​a​ ​Colombia​ ​jamás​ ​pensó​ ​lo​ ​que​ ​el​ ​destino​ ​le​ ​tenía​ ​preparado.


La​ ​tarde​ ​de​ ​aquel​ ​dìa​ ​del​ ​2014,​ ​la​ ​vida​ ​de​ ​Ponce​ ​de​ ​León​ ​dio​ ​un​ ​giro​ ​de​ ​180​ ​grados.


El celador de su edificio, Waldo, llamó por el citófono, mencionó que su ex novio la estaba esperando.


Ella un poco sorprendida bajó y se encontró con Jonathan Vega, un hombre en aquel entonces de​ ​33​ ​años​ ​que​ ​marcaría​ ​por​ ​siempre​ ​su​ ​vida.


El joven encapuchado resultó no ser su ex novio, Bernardo Londoño, sino un antiguo vecino con el que no tenía relación alguna. En un abrir y cerrar de ojos, Vega lanzó ácido sulfúrico a su​ ​rostro.


“En ese momento todo era una nube negra, sentía que el demonio se había metido en mi alma”, asegura Ponce de León. La piel de su rostro, pecho y brazo derecho se iba cayendo, su ropa destrozada, el dolor cada vez más fuerte y lo más angustiante de todo, estaba perdiendo la​ ​vista.


Primero la mamá de ella, Julia Gutiérrez de Piñeres, la llevó al Hospital Reina Sofía, pero no la​ ​atendieron,​ ​la​ ​remitieron​ ​al​ ​pabellón​ ​de​ ​quemados​ ​del​ ​Hospital​ ​Simón​ ​Bolívar.

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co