Alerta por el aumento de casos de maltrato animal

Luisa Fernanda Murillo Bocanegra, Comunicación Social y Periodismo

El maltrato animal se ha agravado con la llegada del coronavirus. Durante el año 2020 se registraron un promedio de 3,6 denuncias diarias por maltrato animal en la Fiscalía.

Lea también:
pulzo.jpg
Alerta por el aumento de casos de maltrato animal
Foto:
Juan Diego Ibarbo Rocha, de Comunicación Social y Periodismo

El pasado 19 de marzo del 2021, el periódico El Tiempo publicó una serie de casos de maltrato animal que habrían indignado a Colombia por la atrocidad de los hechos. Uno de estos casos se presentó en Norte de Santander. Allí fueron sorprendidas unas personas que realizaron un acto de horror contra una perrita de raza criolla. Los dueños del animal habían decidido usar alambre para cerrar el aparato genital e impedir que ella se reprodujera.


La denuncia interpuesta por vecinos del sector fue elevada a la inspectora de la policía del corregimiento de Gibraltar, quien intervino para rescatarla y atenderla en una veterinaria. El nombre del animal fue cambiado a “Maya” por los miembros de la Fundación Lógico y Zoo, quienes intervinieron en el caso y asesoraron a las autoridades en el proceso que se debía llevar con el animal.


Maya fue trasladada a una ciudad más grande donde fue intervenida en una veterinaria que sí contaba con todos los recursos necesarios para tratar el tipo de maltrato que había sufrido, pues no solo se trataba de una afectación en sus genitales, también sufría de plaquetas bajas, parásitos, entre otras dificultades de salud. Por eso fue sometida a 2 meses de tratamiento para su recuperación.


Gracias a la acción de las autoridades se logró salvar la vida de Maya. Sin embargo, este es uno de los tantos casos que se presentan a diario en Colombia.


Todo indica que el fenómeno de violencia contra los animales domésticos es más grave de lo que nos imaginamos. De acuerdo con la Fiscalía, durante los primeros meses de este año 2021 se registraron un promedio de 6 denuncias diarias por maltrato animal. Adicionalmente, un promedio de 4 a 5 casos diarios también son reportados a fundaciones o entidades de protección animal.


Según el reporte del Ente Acusador, en el año 2016 cuando el maltrato animal fue establecido como delito se registraban en promedio 2 denuncias diarias. La cifra aumentó a 3 en el año 2017, promedio que se mantuvo en el año 2018 y 2019. Sin embargo, en el año 2020 la cifra aumentó a 4 denuncias diarias y actualmente en el año 2021 se

registran un promedio de 6 denuncias por día. La falta de educación de la ciudadanía y la desinformación son los principales detonantes de estas cifras.


Dentro de los cuidados que debe tener un animal para que pueda garantizarse su bienestar están incluidos: Agua potable permanente, comida necesaria para la cantidad que el veterinario indique que debe comer, vacunas al día, aseo del animal, control de parásitos, y seguimiento profesional por parte de un veterinario.


La Fiscalía informó que en la mayoría de los casos, las personas no cumplen con todos los requisitos y normalmente esto sucede porque no tienen conocimiento de estos. Esa situación los lleva a cuestionarse si deberían educar o sancionar a los dueños de las mascotas.


Un claro ejemplo de esto es la pandemia. Los primeros meses de cuarentena fueron los más cruciales para los animales domésticos. Las cifras del maltrato y abandono subieron aún más. Derly Florez, directora y cofundadora de la fundación Lógico y Zoo, explica que en la mayoría de los casos se trataba de abandono de los animales.


Muchas personas abandonaron a los animales en sus casas mientras pasaban el toque de queda en otro lugar o peor aún, casos donde las personas echaban a los animales de las casas. La mayor razón por la que se presentaron estas situaciones fue la desinformación.


En medio del desespero y la incertidumbre frente a una situación tan complicada como la pandemia, las falsas noticias tuvieron un papel muy importante, ya que en muchos medios se difundió la idea de que los animales podían propagar más rápido el virus, o que ellos eran los portadores de este. Por esta razón, muchas personas prefirieron deshacerse de sus mascotas.


Esto representa la vulnerabilidad de los animales en muchos sentidos. Otra de las razones es la falta de acciones pertinentes a maltratadores. Las personas no saben dónde deben denunciar, a qué línea llamar o cual es el debido proceso, lo que genera que muchos de estos casos no pasen de la etapa de investigación o etapa de juicio.


Esto también se debe a que el maltrato animal fue considerado un delito solo hasta el año 2016. La ley 1774 de ese año señala que: “Donde se produzca la muerte de un animal o se afecte la integridad y bienestar del animal será delito”


Se puede decir que hasta ahora es un poco más grave el maltrato animal y que anteriormente no se trataba con tanta importancia, lo que genera que muchos maltratadores no tengan miedo a hacerle daño a un animal.


Otro de los temas que pudo detonar el encierro producto de la covid-19 es un deterioro en la salud mental de las personas. Es claro que muchas personas mostraban desde antes de la pandemia cuadros por falta de control de la ira y maltrato. ¿Qué pasa por la cabeza de una persona capaz de hacerle daño a otro ser viviente indefenso?


Wilmer González, psicólogo egresado de la Universidad Conrad Lorenz, ha enfocado sus labores a la psicología social. El experto señala que quienes ejercen violencia han tenido antecedentes violentos. “La persona que maltrata animales no llegó un día diciendo quiero maltratar a un animal”, resalta el psicólogo.


González explica que probablemente la persona maltratadora pudo haber vivido una infancia en la que también experimentó el maltrato animal en su núcleo familiar, de amigos, en la zona residencial donde vivía, o en el colegio, entre otros.


González también resalta que estos comportamientos se mantienen porque posiblemente hay una premiación de trasfondo, es decir que dentro de su núcleo alguien más aprueba este tipo de comportamientos haciendo que el maltratador sienta que no está mal lo que hace y siga repitiendo los patrones.


En algunos casos, según el diario The Observer, este tipo de acciones constituyen el inicio de otro tipo de actos violentos. De hecho, indica que el 98% de los asesinos seriales empezó matando animales. Normalmente empiezan con víctimas más pequeñas e indefensas, desarrollando unas habilidades que posteriormente llegan a practicar con víctimas más grandes y difíciles como las personas.


Por esta razón es tan importante que estos casos se evalúen con la importancia que debería, y se tomen acciones pertinentes. En Colombia se tomó la iniciativa desde la Fiscalía de crear el Grupo Especializado para la Lucha contra el Maltrato Animal (Gelma). Es un cuerpo interdisciplinario con la capacidad de ejercer la acción penal en todo el país. Según Alejandro Gaviria, fiscal coordinador de Gelma, lo que se busca con este grupo es atender el delito de maltrato animal y judicializarlo.


Las personas muchas veces son testigos de estos casos de maltrato y no saben qué hacer o a quién acudir. Los maltratadores cada vez pierden más el miedo por la ley y las sanciones.


Jessica Melo, defensora animal, explica que los animales son seres que no se pueden defender solos, mucho menos en entornos que dominan los humanos. Por lo que siempre van a depender del cuidado de una persona, razón que los hace más vulnerables.


Aquí es donde el papel de la ciudadanía es muy importante, tanto en el cuidado de su mascota como en el cuidado de las mascotas de los demás. Esta premisa nos lleva a explicar un tema más.



Los casos impunes


Una de las mayores razones por las que las personas se sienten impotentes ante las situaciones de maltrato, es la impunidad. ¿Por qué los casos quedan impunes?


La Fiscalía explica que el papel de la ciudadanía es muy importante, ya que muchos de los casos quedan impunes no por falta de acción de las autoridades, sino por falta de información. Si bien se ha visto que en casos de delitos humanos, la investigación es difícil por falta de información, es claro que en casos de animales puede resultar casi imposible.


Alejandro Gaviria explica que llegan casos con información incompleta tergiversada, con versiones diferentes o en algunos casos ningún testimonio. Ello genera impunidad en la mayoría de los casos, ya que no se logra pasar de la etapa de investigación. Esto significa que es indispensable la educación de la ciudadanía en el tema.


Según la ley 1771 de 2016, Ley de Maltrato Animal, “los dineros recaudados por conceptos de multas por la respectiva entidad territorial se Ie destinarán de manera exclusiva a la formulación, divulgación, ejecución y seguimiento de políticas de protección a los animales, campañas de sensibilización y educación ciudadana y constitución de fondos de protección animal, vinculando de manera activa a las organizaciones animalistas y juntas defensoras de animales o quien haga sus veces para el cumplimiento de este objetivo".


Hasta la fecha no existe en Colombia una línea de protección y bienestar animal dentro de los sistemas locales de justicia. Pero existen personas que luchan por evitar cualquier   abuso, maltrato, violencia, y trato cruel a estos seres vivos.


Uno de estos es el proyecto de protección animal, liderado por el representante a la Cámara Juan Carlos Losada. Dentro de los principales aspectos que contempla este proyecto, están la actualización de multas, facilitar el proceso y otorgarles herramientas a las autoridades para realizar aprehensiones preventivas, sancionar de forma efectiva a los maltratadores y proteger a los animales.


El representante expresó por su cuenta de Twitter que el proyecto ya fue aprobado con los 42 puntos que contaba y ya finalizó el primer debate, ahora se encuentra a la espera de la aprobación definitiva, para lo que debe surtir otros tres debates.


Este es uno de los primeros pasos para lograr más educación en la ciudadanía y más información sobre la importancia de evitar el maltrato.


De igual forma hay otras entidades encargadas de hacer el trabajo: como el Instituto de Protección Animal del Distrito; es una de las entidades encargadas de realizar acciones en pro del bienestar de los animales.


En los últimos días han presentado una nueva herramienta virtual para que la ciudadanía pueda acceder al programa de Esterilizaciones para sus mascotas. Han reportado los resultados de más de 50 investigaciones demostrando el seguimiento que realizan a los avances de política pública en Bogotá. Evidencias de estudios poblacionales de animales en las calles y, por supuesto, educación para el cuidado y la protección de los mismos.


Finalmente, lo más importante es informar y educar a las personas en el tema de maltrato animal, evitando que estos casos sean cada día más. Por eso es importante comunicar a la línea de la Policía Nacional 123 para los casos de maltrato que no son graves y para maltratos de tipo más grave que causen la muerte de los animales comunicarse con la Fiscalía a la línea 122 o al correo denunciaanónima@fiscalia.gov.co.

Alerta por el aumento de casos de maltrato animal
Foto: