Continúa el mal parqueo en el barrio José Joaquín Vargas

Valeria Ovalle, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

A pesar de que el parqueo en sitios prohibidos continúa afectando a la comunidad desde hace varios años, las entidades públicas ya cuentan con un proyecto que busca solucionar esta problemática.

Lea también:
pulzo.jpg
Continúa el mal parqueo en el barrio José Joaquín Vargas
Foto:
Las señales de tránsito parecen invisibles para los habitantes del barrio José Joaquín Vargas | Valeria Ovalle Chicaeme

La invasión del espacio público en las vías del barrio José Joaquín Vargas, en la localidad de Barrios Unidos, continúa siendo un problema para la comunidad, generando colapsos en la movilidad y obstaculizando el ingreso a varios conjuntos residenciales.


Según la Secretaría de Movilidad, a corte de abril de este año, en la ciudad de Bogotá existen 1.991.849 vehículos particulares entre automóviles, camionetas y camperos, que invadieron el espacio público y de los cuales, fueron inmovilizados 4.463 vehículos por estacionar en sitios prohibidos. Esta infracción generó que, entre enero y febrero de 2022, se impusieran alrededor de 15.186 órdenes de comparendos por estacionar en lugares no permitidos, siendo los conductores de este tipo de vehículos los que más incurren en esta mala práctica, seguidos por los motociclistas, con más de 4.600 comparendos.


Después de la emergencia sanitaria en Bogotá y la reactivación del comercio, en la zona del barrio José Joaquín Vargas, lugar estratégicamente ubicado por contar con escenarios, como el Parque Salitre Mágico, el Parque Simón Bolívar, la Plaza de los Artesanos, entre otros, se ha aumentado significativamente el tráfico de personas y, por ende, el parqueo de vehículos y motos en sitios prohibidos.


Una de las vías más afectadas en el barrio ha sido la carrera 60, entre calles 64 y 67. Esta avenida reconocida por la existencia de establecimientos que comercializan postres y en la que concurren miles de bogotanos, en especial los fines de semana, ha generado caos en la movilidad, afectando el paso peatonal y la seguridad de la comunidad, porque los conductores con sus carros obstaculizan los andenes y ocasionan invasión en doble carril.


Los comerciantes de este sector manifestaron que este problema inició desde hace varios años. Alrededor del 2011, realizaron con la comunidad una acción popular con la idea de crear un bicicarril en esta carrera, junto a un carril exclusivo para los buses, para que ningún vehículo pudiera estacionar frente a las tiendas de postres. La Secretaría de Movilidad, en su momento, como respuesta a las inquietudes y quejas de la comunidad, respondió que no existe una solución frente al tema.


Sin embargo, desde ese año hasta la actualidad, la movilidad sigue siendo un problema para el barrio. “Ahora los vecinos están proponiendo hacer un derecho de petición para que los de tránsito no vengan a molestar el parqueo de los carros. Claramente, la vía se congestiona y aún más por los conciertos que se han realizado en los últimos meses en el Parque Simón Bolívar. Pero ni la Alcaldía de la localidad, ni la Secretaría de Movilidad han pensado en las familias que dependen de esto y no solo nos afecta a nosotros, sino a la comunidad”, expresó la dueña de Riquísimo Postres y Helados, Francis Gómez.


Ahora bien, la Ley 9 de 1989, establece que es competencia de las alcaldías locales, como dependencias de la Secretaría Distrital de Gobierno, conocer sobre la presunta invasión, el indebido uso o afectación del espacio público destinado a la satisfacción y necesidades colectivas. Leonardo Moyan, asesor de Despacho de la Alcaldía Local de Barrios Unidos expresó al respecto: “Este es un tema que hay que verlo con mucha profundidad. Lo único que nosotros podemos hacer como Alcaldía es articular operativos con Movilidad, pero no hay que perder de vista que quien puede poner medidas correctivas son ellos y Tránsito, porque tienen la competencia de hacer ese tipo de cosas”.


“Pero también, se tiene que ver y tener en cuenta la otra cara de la moneda. Si se pone un policía en todas las cuadras aledañas de la vía de los postres y solamente se puede parquear en parqueaderos, que actualmente no hay en el sector, ¿cuántos establecimientos subsistirán? En mis funciones no está contemplar eso, a mí me toca cumplir la ley y la normatividad vigente”, puntualizó Moyan.


Por otro lado, según el técnico operativo de la Alcaldía, Sebastián Pérez, en lo corrido de este año se han recibido entre denuncias y quejas por invasión pública, aproximadamente 40 oficios, entre las que se destacan las presentadas por los conjuntos residenciales del barrio J.J Vargas, a través de sus administradores. “Algunos colegas han hablado y presentado cartas a la Alcaldía de la localidad por el indebido parqueo de vehículos que se da en la carrera 62, -dijo el administrador del conjunto residencial El Labrador II, Jorge Castillo-, pero por nuestro lado no podemos hacer nada, ya que es la decisión del visitante de parquear sobre la calle, impidiendo la buena circulación de los autos que salen y entran a los tres conjuntos que estamos cerca.


Esta problemática que involucra a la ciudadanía, a los comerciantes y a las instituciones públicas no ha tenido una solución definitiva. Es por ello, que la Alcaldía de Barrios Unidos, está promoviendo proyectos de sensibilidad como Ni Cinco Minuticos, creado por la Secretaría de Movilidad con el fin de que la ciudadanía termine con las excusas que dan para justificar el mal parqueo y, a su vez, invitarla a tener en cuenta en el momento de estacionar, utilizar las zonas de parqueo autorizadas en el sector. Además, la “Secretaría de Movilidad ya hizo uncontrato con el terminal de Bogotá para que el parqueo en vía pública sea una posibilidad en este barrio, aunque todavía es un tema muy incipiente”, declaró el delegado de la Alcaldía local.

Continúa el mal parqueo en el barrio José Joaquín Vargas
Foto: