EMDR, un modelo terapéutico para sanar el trauma

Laura Valentina Cuevas Santamaría, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

La modalidad tiene un enfoque psicoterapéutico que trabaja en la raíz del problema por medio de movimientos oculares, toques o tonos auditivos durante las consultas.

Lea también:
pulzo.jpg
EMDR, un modelo terapéutico para sanar el trauma
Foto:
Varun Gaba - Unsplash

Las terapias de tercera generación trabajan en el núcleo del problema de la salud mental lo antes posible para que la persona logre ver los resultados en poco tiempo. En Colombia, el modelo terapéutico EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing) es uno de los más efectivos y recientes para aliviar el sufrimiento humano y ayudar a los individuos a sanar el trauma y la adversidad.


Las también llamadas terapias de tercera ola, rescatan lo que funcionaba antes, pero cubren algunas lagunas y falencias de las terapias de primera y segunda generación, como la duración de las sesiones y el tiempo necesario para ver resultados significativos a lo largo de estas.

Según María Belén García, PhD. en Psicología Clínica de la Universidad de Granada, España, “en la historia de la psicología clínica han habido tres grandes olas, grandes momentos en donde las terapias han sido empíricamente validadas y han tenido muy buenos resultados de eficacia y efectividad”.


“El abordaje es mucho más transversal y global. No se identifican pensamientos individuales y concretos para sustituirse por otros, sino que se hace un trabajo para que el sujeto sea flexible entendiendo y reconociendo todos los pensamientos que tiene, sean buenos o malos. El sujeto identifica que son suyos, los acepta como son y logra tener un comportamiento adaptativo”, comenta la Dra. García.


Además, Anabel González, psiquiatra y psicoterapeuta española especializada en el tratamiento de los cuadros postraumáticos graves, comenta que “EMDR sí se suele incluir como una terapia de tercera generación porque es una orientación psicoterapéutica nueva que se ha investigado mucho, sobre la que hay mucha evidencia y que en algunos aspectos tiene paralelismos con las intervenciones cognitivo-conductuales”.


La terapia EMDR fue desarrollada por la Dra. Francine Shapiro y llegó a Colombia en el año 1996. Según El Instituto Colombiano de Psicotrauma, (ICP), el objetivo está en “acceder a diferentes aspectos de la memoria traumática y llevarlos a una resolución adaptativa”. Además, explican que “es un enfoque psicoterapéutico que integra elementos de muchas orientaciones psicológicas tradicionales y se basa en el Modelo del Sistema de Procesamiento de la Información a Estados Adaptativos (SPIA)”.


EMDR consiste en que el paciente, con la guía del terapeuta, va recordando escenas traumáticas. Al tiempo, se le pide que siga con sus ojos el movimiento de los dedos del terapeuta. El psicólogo le puede dar toques en sus manos, o pedirle que siga tonos auditivos, estimulando así el sistema de procesamiento adaptativo de la información.


Por su parte, Chiquinquirá Blandón, psicóloga y entrenadora EMDR, afirma que “la estimulación bilateral, EB, (movimientos oculares, toques, tonos auditivos) es simplemente un componente de la terapia EMDR. Está avalada por la Organización Mundial de la Salud y las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma”. Incluso, su aplicación, dice ella, se ha extendido a un amplio rango de problemas clínicos como el Trastorno Obsesivo-Compulsivo y el Trastorno Bipolar.


“Es la primera vez que busqué ayuda y gracias a Dios di con alguien que es especialista”, dice Laura Torres, paciente activa de la terapia EMDR, quien durante un año y medio, la describe como la experiencia de su vida y la que ha tenido más valor para reafirmar su rol como mujer. “Los reprocesamientos son como pasar en un tren viajando y observando los momentos que viví. Estoy sanando y aprendiendo. La terapia me ha aportado libertad, luz, vida y verdad”.


El Instituto Colombiano de Psicotrauma asegura en su página web que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio su recomendación para el tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático a solo dos modelos terapéuticos, uno de ellos es la Terapia EMDR”. Además, añade que “los estudios aleatorios controlados indican que de 84 – 100% de las víctimas de un evento traumático, no tienen Trastorno por Estrés Postraumático, después de 3 sesiones de 90 minutos”.


EMDR ha demostrado su eficacia para tratar y superar el trauma. Las terapias de tercera generación son una excelente opción para tratar la salud mental de la población colombiana que ha pasado durante años por violencia y situaciones traumáticas.

EMDR, un modelo terapéutico para sanar el trauma
Foto: