La moda de los y las “nadies”

Maria Mercedes Rojas N.

Desde el inicio de su carrera política, hasta el día que asumió la vicepresidencia de la nueva administración colombiana, Francia Márquez Mina ha usado su ropa para dar un mensaje de dignidad y memoria.

Lea también:
pulzo.jpg
La moda de los y las “nadies”
Foto:
Semana

La moda tuvo un papel principal en la posesión del actual presidente de Colombia, Gustavo Petro. El 7 de agosto de 2022, la plaza de Bolívar se llenó de personas que portaron sus ideologías, historias, razas y culturas en sus vestimentas. Por ejemplo, la senadora del Pacto Histórico, María José Pizarro, llevó una chaqueta con un retrato de su papá, Carlos Pizarro, que fue bordado por exguerrilleros reinsertados. Sofía Petro, hija del presidente, usó, entre muchas cosas, una chaqueta morada que tenía escrito en sus mangas: “justicia ambiental” y “justicia social”. Por otro lado, la hija menor de Gustavo Petro, Antonella, portó un traje de materiales reciclados estampado con una carta que le escribió su padre. Sin embargo, la que más resaltó fue la vicepresidenta Francia Márquez. Ella, como ya ha hecho en otras ocasiones, usó su vestuario para reforzar su discurso social y político.


El vestido azul con estampado de gotas naranjas que la vicepresidenta usó en la posesión pasará a la historia de la moda por la forma en la que reflejó y lució la raza, los ancestros y todo lo que compone la esencia de su portadora. La tela principal del atuendo fue traída desde Nigeria y estuvo acompañada de un bolero blanco que atravesaba el cuerpo de Márquez de lado a lado representando la paz que tanto busca el pueblo colombiano. Sin embargo, esta no es la primera vez que la activista viste sus ideales. El día de las elecciones, en junio, Márquez vistió un vestido con un tradicional estampado de Ghana llamado kente.  Las líneas que se ven en la tela están entrelazadas y representan los tejidos de las cestas, para simbolizar la recolección de los “frutos” de la campaña, así como las mujeres en África usan las canastas para recoger el alimento.


Rompiendo el protocolo tradicional de la moda en las mujeres políticas en Latinoamérica, Márquez se rebela contra el clasismo y rechaza las narrativas tradicionales de la moda europeizada, blanca y colonial con sus elecciones de vestuario. Las siluetas voluptuosas, el pelo al natural y los estampados de colores vibrantes y formas alegóricas han sido los portadores del discurso que la activista política y ambiental de 41 años ha querido compartir. Junto a su diseñador de cabecera, Esteban Sinisterra – mejor conocido como Esteban African – la vicepresidenta ha honrado a sus antepasados africanos y a su cultura del Pacífico con cada una de las elecciones de moda que ha tomado.


Sinisterra busca con su marca enaltecer sus raíces africanas y reivindicar la estética del Pacífico. Su elección de telas, patronaje y siluetas busca la descolonización del ser y brindarle elegancia a la identidad de cada uno, en especial a la de su comunidad. El joven diseñador de 23 años es desplazado de la violencia en su territorio, Santa Bárbara de Iscuandé. Para él, como mencionó en una entrevista que le dio al New York Times, la ropa es una muestra de resistencia; “llevar esto todos los días, no por una moda, no por disfrazarse para un evento especial, sino como un estilo de vida, como parte de lo que quieres comunicar todos los días, sí lo hace político. Y sí es un símbolo de resistencia”.


La ropa y los accesorios han sido a lo largo de la historia un vehículo movilizador de los símbolos y mensajes que los políticos quieren darle al pueblo. Las decisiones estéticas que cada persona toma son un reflejo de su propia identidad y de todo lo que los rodea como sujetos sociales. El ex presidente Álvaro Uribe Vélez utilizó las prendas tradicionales del arriero antioqueño, como el carriel, el sombrero y el poncho, para generar empatía y sentimientos de cercanía con el país. Él hizo política con su cuerpo y su ropa. Otras personalidades políticas como Piedad Córdoba o Antanas Mockus tienen elementos característicos de su vestimenta como los turbantes o el “estilo cachaco”.


Lo personal se hace político cuando figuras públicas como Francia Márquez Mina deciden llevar en el cuerpo su agenda e ideales social y político como una bandera. En una entrevista para The Washington Post, Sinisterra afirma que él también es un “nadie”, haciendo referencia al poema de Eduardo Galeano que Márquez pronunció en la gira latinoamericana que realizó como parte de su campaña: “Los nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada. / Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la Liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos”

La moda de los y las “nadies”
Foto: