La moda también se posesiona

Lorena Guerrero y Sara Salamanca, El Diccionario de La Moda

En la Transmisión de Mando Presidencial quedó claro que las prendas que utilizan las figuras de la política esconden mensajes ideológicos. Aquí revelamos algunos.

Lea también:
pulzo.jpg
La moda también se posesiona
Foto:
Cortesía Presidencia

La moda en el panorama político es una manifestación viva de cultura, sin embargo, para muchos es difícil de comprender más allá de la superficialidad del diseño. Aquellos detalles de la ropa, que a veces pasamos por alto, esconden una decisión política y juegan un papel importante como medio de comunicación para plasmar ideologías, pensamientos y creencias que pueden ser determinantes a la hora de conocer al portador del mensaje.


Poco a poco, la industria de la moda ha tenido más cabida en los actos políticos y sociales. Este domingo 7 de agosto, en la posesión de Gustavo Petro como presidente de Colombia, las prendas que usaron invitados, familiares, políticos y demás personas que hicieron parte de la ceremonia, fueron relevantes y dicientes. Pues más allá de pretender lucirse, los asistentes buscaron transmitir mensajes a través de la ropa y gran parte de ellos lo hicieron de la mano de diseñadores con sello colombiano.


Una de las personas que generó mayor expectativa en torno a cuál sería su atuendo en la ceremonia fue Verónica Alcocer, la primera dama, dado que su rol es relevante para manifestar la política del Estado. Por ello, decidió reforzar la idea de cambio que comunicó Petro en campaña, usando un traje enterizo. Así, rompió con la tradición de que la esposa del presidente de turno usara vestido durante la posesión. Virgilio Madinah fue el diseñador colombiano encargado de realizar el elegante atuendo color blanco, representando la paz, una de las temáticas centrales en el discurso de Petro. Este fue complementado con una pequeña capa de cuello Nerú, botones elaborados en filigrana de Mompox y un broche de la Virgen de La Milagrosa, debido a su devoción hacia ella.


De igual manera, el color blanco también fue el protagonista en el atuendo de Tutina, esposa del expresidente Juan Manuel Santos, quien es reconocida por muchos como la primera dama más elegante. Durante su periodo en la Casa de Nariño siempre destacó por acertar sus looks y por ser embajadora del diseño colombiano con mensajes contundentes. Su traje consistía en chaqueta y pantalón, al que agregó un toque de color con una cartera azul tejida.


La hija menor del Presidente, Antonella Petro, demostró que no hay edad para comunicar a través de la ropa, pues más allá de usar algo acorde a la ocasión y con la firma de Alado, portó un vestido inspirado en los paisajes desérticos de La Guajira que acompañó con un chaleco en tejido Wayúu, representando así la riqueza cultural del país. Posteriormente, la pequeña también lució un diseño de Diego Guarnizo que era una completa manifestación de amor de su padre. Se trataba de un vestido en el que están registradas las palabras y frases de puño y letra de Gustavo Petro, quien le escribió una carta el día de su cumpleaños. Esta se imprimió digitalmente en poliéster reciclado en tercer uso y se complementó con pantalones a juego y un abrigo azul pastel.


Por otro lado, Sofía Petro, hija mayor del nuevo presidente, fue portadora de un diseño de Diego Guarnizo en colaboración con Adriana Gómez y María Elsy Guzmán, las artesanas que representan a las comunidades indígenas KÄMENTSÁ del Valle de Sibundoy, Putumayo, y EMBERA CHAMI de Pereira. El color elegido fue el morado, reafirmando así sus ideales feministas. Además, aprovechó para ser más literal y reforzar el mensaje en las mangas de su chaqueta con las palabras “justicia social” y “justicia climática”. A juego utilizó un top que incorporaba chumbes, una especie de cinturones tejidos.


Asimismo, María José Pizarro también eligió a Diego Guarnizo porque, sin duda, logra conciliar la tradicional sastrería colombiana en sus prendas con el trabajo de los artesanos en sus diferentes técnicas. El diseño consistía en un abrigo rojo al cual se le incorporó el rostro de su padre Carlos Pizarro tejido por ex-combatientes de la guerrilla. “Mi homenaje sentido a quienes se quedaron en el camino por esta lucha”, mencionó María José en sus redes sociales.


Arraigada a su estilo y a los elementos distintivos que ha destacado desde su campaña, la vicepresidenta, Francia Márquez, se ha caracterizado por los mensajes transmitidos a través de sus vestidos y el domingo lo hizo de nuevo. Portó un vestido azul estampado de corte asimétrico diseñado por su fiel modisto, Esteban Sinisterra. El diseñador es un joven desplazado por el conflicto armado que conectó con el estilo y esencia de la vicepresidenta. Por medio de la ropa han querido reflejar el mantra de “vivir sabroso” que repite constantemente Francia y esto lo han logrado a través de la vivacidad de los colores y de la capacidad de Sinisterra de hacer moda que hable del territorio colombiano.


Ahora bien, la moda también es un lugar creativo y de experimentación para los hombres. David Racero, presidente de la Cámara de Representantes, asistió a la posesión presidencial usando un diseño de Nía Murillo, una chocoana con una marca enfocada en, como ella misma lo menciona, “la etnia hecha arte”. Este es otro ejemplo más de la inclusión de colombianos de diferentes partes del país que tienen talento y que poco a poco van ganando voz a través de sus obras.


Finalmente, el nuevo presidente de la República de Colombia, Gustavo Petro, eligió un traje de la famosa sastrería bogotana Marsanti con un broche pequeño en la solapa y una corbata oscura a juego con el traje. En su muñeca llevaba una manilla de chaquiras con la bandera de Colombia y en términos generales se veía muy sobrio y elegante para la posesión.


La moda tiene poder, es evolución, fuerza y expresión. Vestir a Colombia es honrar su cultura, reconocer su talento y tejer su historia. Un acto como el de la posesión es la oportunidad perfecta para que la industria de la moda nacional se reconozca por su cuidadosa confección y su habilidad para de decir más que mil palabras a través de la ropa. En esta oportunidad no se visten egos ni vanidades sino que se porta una pieza para recordar y homenajear la nación colombiana que inicia una nueva etapa política y que está a la expectativa de un nuevo horizonte.

La moda también se posesiona
Foto:
Cortesía Presidencia