La preparación, clave en el activismo, según Laura Rivera

María Camila Narváez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

La activista y líder social habla de su trabajo y de su participación como ponente en la XVII Cumbre mundial de comunicación política.

Lea también:
pulzo.jpg
La preparación, clave en el activismo, según Laura Rivera
Foto:
Unsplash

Laura Rivera es una activista, líder social y mamá, que ha dedicado 10 de sus 25 años de edad al trabajo social, transformando realidades de los más necesitados y siendo la voz de quienes no pueden expresarse como los niños y sus madres en condiciones de vulnerabilidad. Esta tocancipeña se distingue por sus diferentes ponencias en cumbres, congresos y por ayudar a la comunidad más necesitada de este municipio.


La participación política de las mujeres en procesos electorales fue la ponencia de Laura Rivera en la Cumbre mundial de comunicación política, que se dio del 19 al 21 de octubre de 2022 en Buenos Aires, Argentina, y a la cual Laura cataloga como “una experiencia maravillosa y memorable”.


Laura es un vivo ejemplo de que la participación de las mujeres en la política es importante, no por el simple hecho de que hagan cumplir su derecho a la participación, sino también porque permite que se fortalezca la democracia, facilita la construcción de una sociedad pluralista y contribuye a la erradicación de los estereotipos de género.


Además, en Colombia existe la Ley de cuotas, que es el nombre que recibe la Ley 581 de 2000, por medio de la cual se dispone que el 30 por ciento de los altos cargos públicos deben ser ejercidos por mujeres. Actualmente, existe un proyecto de ley que tiene como objetivo que la Ley de cuotas en los cargos ejecutivos pase del 30 al 50 % para disminuir las brechas de género y las barreras históricas que han dificultado la participación de las mujeres en nuestro país.


Laura Rivera opina sobres estos temas, cuenta sus experiencias y vivencias que le ha dejado la política a lo largo de su carrera y de su gestión social para la comunidad.


¿Qué opina del proyecto que busca reformar la ley de cuotas?


Las mujeres tenemos el derecho a participar y por ende el derecho a ser elegidas, así que me parece lo más justo que se reforme y se logre esa participación equitativa.


Hablando de “participación equitativa”, ¿cuáles son esas barreras que las mujeres afrontan cuando quieren incursionar en la política?


Desde mi experiencia, lo que he tenido que vivir y también evidenciar son 3 principales. Primero, la barrera social. Aún existe machismo y hombres conservadores que durante siglos tienen a las mujeres relegadas y excluidas. En la cultura política aún piensan que es un campo para hombres. Pero eso no nos detiene y ¿qué nos hace tener a cada una de nosotras el deseo de participar en la política? El deseo de transformar las realidades de las mujeres, el apoyo entre nosotras.


Segundo, la barrera económica. En la política siempre hay caciques que llevan años recaudando dinero y nosotras, al ser nuevas, no tenemos esas mismas capacidades económicas que sin duda alguna nos ponen en desventaja muchas veces. Por último, la presión social, somos juzgadas por nuestra apariencia. Si eres bonita te va bien o piensan que “le hiciste el favor a alguien” y por eso estás en ese cargo o posición.


Teniendo en cuenta estas barreras ¿qué es lo más importante para incursionar en este mundo?


Nos debemos capacitar primero, porque no hay nada más sexi que la inteligencia y tu apariencia física debe importar los primeros 5 minutos, después debes tener algo más que ofrecer. Capacitarnos para adquirir conocimientos, desarrollarlos y transmitirlos a nuestro alrededor.


¿Qué mensaje les da a las mujeres que aun opinan que la política es para los hombres?


En un país como Colombia, que es megadiverso pero también mega disperso y donde las brechas de desigualdad aún están tan marcadas, yo pienso que las mujeres debemos ponernos los pantalones bien puestos y ser la vocería de quienes no pueden. Ser la representación de los que no tienen voz, como en mi caso, ya que soy tan apasionada al tema social, estoy en constante lucha por la violencia de género de las mujeres y los niños. El ser madre me ha traído una empatía y sensibilidad increíble por los pequeños que no son escuchados y viven en violencia o vulnerabilidad.


Las mujeres que quieren incursionar en la política deben asumir su papel en la sociedad, ser conscientes de la enorme responsabilidad que tenemos y el impacto que generamos. No somos débiles e incluso tenemos más capacidades que los hombres. Está comprobado que, por ejemplo, somos mejores administradoras. Así que es cuestión de creer en nosotras y en la labor que hacemos incluso desde nuestros hogares, porque ahí también estamos construyendo sociedad.


Respecto a las mujeres que actualmente participan en política en Colombia, ¿hasta qué punto tienen una base legal y un ambiente adecuado en su labor de representación?


La verdad el ambiente es solitario. Pero, siempre pedimos respeto, encontramos muchas veces apoyo, solidaridad e incluso justicia entre nosotras mismas. Igualmente, contamos con nuestro derecho a participar y ser elegidas, debemos acogernos a ese derecho y no tener miedo a hacerlo cumplir.


Ya que habla del apoyo que se dan entre mujeres, ¿todas las mujeres son líderes?


Todas las mujeres somos líderes, pero no todas debemos ser figuras públicas para serlo. El hecho de tener nuestra condición de ser mujeres, de ser esa figura maternal y muchos sinónimos que nos representan como la humanidad, transparencia… Nosotras somos y debemos considerarnos necesarias y fundamentales porque lo somos. Nosotras somos las encargadas de dar vida para continuar el legado de la humanidad y es por esto mismo que todas, desde cualquier espacio que estemos, aportamos para la construcción de sociedades con aptitudes tan lindas como ser más sensibles, que es lo que el mundo necesita en este momento. Las mujeres tenemos esa empatía por los más necesitados.


En su labor como líder, ¿ha sido víctima de violencia por sus opiniones?


Sí, por rumores falsos, fake news, comentarios ofensivos, amenazas y demás. Esto lo vive cualquier persona que quiera estar en el ámbito social y temas políticos. Yo pienso que a las mujeres nos cobran muy duro todo, por ejemplo, por cómo nos vestimos, hablamos, nos sentamos, hasta cómo y de quién nos enamoramos, entonces es por esto por lo que tenemos el doble de desafíos y por ende mucha responsabilidad.


Por otro lado, me gustaría saber ¿para usted qué rol considera que deberían tener los hombres en la participación de las mujeres en la política?


Sencillamente de apoyo y acompañamiento como cualquier otra persona. Esa frase de que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer” no sé de dónde salió, porque muchas veces en nuestro rol como madres, esposas e hijas es que los hombres cumplen sus objetivos políticos. Entonces, por qué seguir apoyándolos a ellos y por qué seguir ayudándolos cuando nosotras mismas podemos ejercer ese rol.


A mí me gusta la consultoría y en mi caso personal con mi esposo Nelson Castelblanco (empresario, líder político y candidato a la alcaldía de Tocancipá en el año 2019) él es el candidato, no yo, pero yo abandero los procesos sociales en su campaña y doy las ideas tras bambalinas. Pero si yo quisiera salir al “barro”, como dicen por ahí, no tendría ningún problema y tengo todas las capacidades para hacerlo y su rol seria apoyarme.


¿Cuál es el mensaje que Laura ha venido construyendo a lo largo de su carrera?


Mi trabajo es transmitir el mensaje: las mujeres desde cualquier lugar que estén aportan para construir una sociedad más justa, sensible e inclusiva. Todas somos líderes y somos fundamentales para la construcción de sociedad.

La preparación, clave en el activismo, según Laura Rivera
Foto: