Las plazas de mercado con “ñapa”

Luisa Fernanda Moreno Rodríguez, Comunicación Social y Periodismo

Las plazas de mercado son de gran importancia para la ciudad de Bogotá porque son el origen y centro del encuentro cultural, gastronómico, social, comercial, político y religioso.

Lea también:
Foto:
En la plaza de mercado Jacinta Nempeque trabaja organizando su puesto el 1 de octubre. Foto por: Luisa Moreno.

Jacinta Nempeque (comerciante en la plaza del 12 de Octubre): Las ventas han mejorado después que se hizo el evento (festival gastronómico “Cosechando Sabores”). Primero se podían vender unos 10 o 20 mil pesos diarios, ahora se venden más o menos 70, 80 y hasta 100 mil pesos. Esto pasa los fines de semana que viene más gente, porque entre semana es más flojito.

Teresa Rocha (comerciante en la plaza La Perseverancia): Sí han bajado bastante las ventas. Ya no es como antes. Los clientes fijos ya vienen muy poco.

Teresa Páez (comerciante en la plaza del 12 de Octubre):  Ahorita es bueno, pero no tan bueno porque nosotros tenemos muchos supermercados afuera: fruvers, tiendas de barrio y almacenes de cadena. Eso influye para que bajen las ventas en la plaza.


Adela Cifuentes (comerciante en la plaza del 12 de Octubre): El comercio está flojito, pero ahí se vende graneadito. A veces se vende más o a veces son 20 o 30 mil pesos en el día.

Jaime Ballona (comerciante en la plaza La Perseverancia): Antes venía mucha gente, más que todo campesinos. Esta era una plaza donde llegaba la gente de Guasca. Traían cordero y arveja. Venían los sábados y domingos. Ahora no vende uno igual.


La zona agrícola es muy importante dentro de los sectores de la economía colombiana, pues representa el 12% del PIB. Las plazas de mercado por muchos años han servido como plataforma para comerciar los productos que los campesinos cosechan en sus terrenos. En la capital del país, actualmente, hay 19 plazas de mercado distritales. Jacinta Nempeque es comerciante de la plaza del 12 Octubre; tiene 78 años y trabaja en el mercado desde que tiene memoria.


Jacinta: Yo nací en la plaza de Chapinero. Mis papás me llevaron a este lugar desde muy pequeña; me envolvían en una cobija o en lo que fuera y ahí los acompañaba. Cuando ellos murieron yo me quedé con el negocio y desde ahí he estado en la plaza. Solo estudié un año. He trabajado en la plaza del 7 de Agosto, el Restrepo, 12 de Octubre y Zipaquirá. Mi vida ha sido muy dura; me la he pasado en el mercado. Me casé y ese viejo sinvergüenza me dejó con cuatro niños.

Jacinta está agradecida con su trabajo en la plaza de mercado, pues asegura que gracias a su labor pudo darles estudio a todos hijos. Ella prefirió alejarlos de ese lugar y de ese trabajo porque como ella dice:


- Esto es muy fregado.

Así como Jacinta hay muchas personas ubicadas en los 2900 espacios repartidos en las plazas distritales. Estos centros de comercio se han transformado con el tiempo. Antes, se dibujaba un paisaje muy gris y no tan agradable para aquellos, quienes en familia y como tradición, acudían sin falta a comprar sus alimentos a las plazas.

1940 - 1945 Aprox / Plaza de mercado 12 de Octubre

Jacinta: Llegué y eran solo potreros. Había muchos árboles de toronja. Después quitaron los árboles y quedó solo tierra. El mercado se montaba en toda la esquina; donde era Doña Segunda. Ahí venían y se bañaban los señores indigentes. Más adelante se empezaron a construir kiosquitos.

1955 Aprox / Plaza de mercado la Perseverancia

Teresa R: Aquí era horrible cuando yo llegué. El piso era tierra y se ubicaba el mercado en canastas en el piso.

1969 Aprox / Plaza de mercado la Perseverancia

Jaime: Llevo 50 años trabajando en plazas. Estuve en Ferias, La Concordia, Kennedy, Facatativá, 12 de Octubre y 7 de Agosto.  Desde niño trabajo. Cuando llegué a la Perseverancia había muchos árboles, todo era destapado y empedrado como Villa de Leyva.

1970 Aprox / Plaza de mercado 12 de Octubre

Teresa P: El piso era en cemento, los estantes para organizar el mercado también. Eso era más que toda para la gente que vendía el líchigo porque nosotras vendíamos era papa y la manejábamos en canastillas acostadas y el bulto encima.

1979 Aprox / Plaza de mercado 12 de Octubre

Adela: Todo esto estaba forrado en alambre, los pisos eran en tierra y los puestos estaban ubicados en el piso, más específicamente en cajones. El lunes era el día de comprar. Aquí uno loteaba su mercado en el suelo y la gente compraba. Se vendía harto.

En un ir y venir, como en un juego de ping pong, se han pasado a lo largo de las alcaldías la responsabilidad del manejo de los mercados. Luego de un periodo de tiempo en el que las plazas les pertenecían a las alcaldías distritales, fue mediante el acuerdo N° 96 del 2003 que estos espacios públicos vuelven a estar a cargo de la administración del Distrito. Con la llegada de Enrique Peñalosa a la Alcaldía Mayor, se hizo una inyección de 25.000 millones de pesos invertidos en la re dirección del rumbo de estos centros económicos.

Samuel Medina (coordinador del IPES): Se empezó a darle un giro a la manera como los ciudadanos veían las plazas. Por lo general la gente piensa y dice:

- Las plazas son sucias y feas.

Por otro lado, el equipo del Instituto para la Economía Social (IPES), encargado de las plazas de mercado, se creció. Antes había 15 personas y actualmente hay 100. Se crearon unos equipos transversales de trabajo: Abogados, mercadotecnistas, equipo de sanidad y por último profesionales psicosociales; que ayudan a darle visibilidad a estos espacios y darles un giro a la imagen que se tiene.

2019  / Plaza de mercado la Perseverancia

Jaime: Todas las plazas eran muy similares; últimamente se les ha metido plata para modernizarlas. Antiguamente, las plazas eran muy feas, muy sucias y había mucha inseguridad. Ahora una ve la plaza a toda hora limpiecita y se ven bien las cosas.

2019  / Plaza de mercado 12 de octubre

Adela: Le han hecho bastantes mejoras. El piso, las tejas y las cocinas, que antes estaban ubicadas en el segundo piso, también las cambiaron.

Jacinta: ¡Cómo uno no va a estar contento con esta belleza! Yo le di gracias a los doctores. Esta plaza ahorita parece como un Carulla, un Éxito; es una belleza.

Puertas eléctricas, murales coloridos que adornan las fachadas, pisos con baldosas relucientes, frutas y verduras perfectamente organizadas, platos como restaurantes cinco estrellas son los protagonistas de los mercados distritales de Bogotá. Y aunque se han logrado posicionar tienen una competencia permanente con tiendas y fruvers ubicados alrededor de aquellas. Un estudio realizado por Ofertia en mayo del 2018 muestra que el 14% de los colombianos compra en plazas; mientras que el 56%, en supermercados como Éxito, Jumbo, Alkosto, Carulla, entre otros.

Samuel: La gente está volviendo a ir a las plazas, pero buscan economía. Estamos trabajando para competir con los fruvers, quienes tienen toda la capacidad de producir y transportar los alimentos que venden. Hemos traído a agricultores directamente del campo para que hagan alianzas con ellos y así romper con el sistema del intermediario. Pero primero hay que trabajar desde adentro y acabar con las rivalidades y envidias que hay entre comerciantes.

El nuevo modelo de administración ha planteado un mundo distinto e innovador en las plazas. Pago con tarjeta o vía celular, todo perfectamente organizado, wifi, seguridad a donde dirijas tu mirada, bibliotecas y cuentas oficiales en las redes sociales. Un mundo extraño al que cuesta adaptarse y al que algunos prefieren tomar distancia y continuar con lo tradicional y lo conocido.

Jacinta: Yo no entré a esa manera de pago, yo no entiendo mucho y eso si uno no entiende para qué entra. Yo con un añito de estudio me he defendido en la vida.

Jaime: Nos quedaron de traer para recibir tarjeta, dinero plástico, pero aún no. Los del IPES vienen y nos dan capacitaciones de atención al usuario, cómo manejar un negocio y otras.

Teresa P: Me parece bien porque gracias a eso han venido clientes nuevos y pagan con ese medio electrónico y tarjetas; por ese lado estamos bien, la plaza quedó muy buena, quedó como un centro comercial. Nos hacen capacitaciones. Uno tiene que aprender porque uno no es bruto.

Desde la alcaldía mayor lo que se pretende es que las plazas distritales de mercado se posicionen como destinos turísticos, culturales y gastronómicos del mundo. Por ejemplo, en la plaza del 12 de Octubre, se llevó a cabo un festival gastronómico, “Cosechando Sabores”; allí se grabó un programa, de Food Network, donde se hizo un mano a mano de cocineros. Se esperaba la afluencia de 3000 personas y llegaron 12000.


14 y 15 de septiembre del 2019 / Plaza de mercado 12 de Octubre

Teresa P: Ese evento fue una bendición. Llegaron clientes que no regateaban en nada. Un bulto de papa lo acabé en un día y normalmente eso lo vendo en cinco o seis. No pude prestar tanta atención al concurso y actividades porque estaba tan envolatada atendiendo, hasta me tocó traer ayudante. Nos ha ido muy bien.

Famosos, ejecutivos, gringos, familias enteras, personas solas, albañiles, estudiantes, todos escogen la gastronomía tradicional de las plazas. El paisaje en las cocinas es alentador, siempre hay gente. Los domingos hay que hacer fila para poder almorzar. Un estudio de Shopper realizado por el IPES muestra que el abastecimiento antes estaba en 1.5 y luego pasó a 2 actualmente, y con la implementación del modelo de administración se ha llegado a 3.5, lo que indica que subió el consumo en las plazas de mercado.

Son muchas las familias que se benefician del trabajo en las plazas distritales de mercado. Personas que han pasado su vida entera entre frutas, verduras, el regateo y la ñapita hoy se volvieron expertos en entrevistas y ya es común que les dirijan una cámara, un micrófono o un flash; son todas unas celebridades. Se acostumbraron a la visita de los medios. Después de estar en el olvido hoy son exaltados y aclamados por la innovación y su labor.

Unisabana Radio al aire