Proponen soluciones frente a bandas de rompevidrios en Chía

Laura Daniela Olarte López, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana.

El concejal del Partido Cambio Radical William habla sobre la decadencia de la seguridad en los últimos años y plantea soluciones y estrategias para esta problemática.

Lea también:
pulzo.jpg
Proponen soluciones frente a bandas de rompevidrios en Chía
Foto:
Unsplash

La seguridad en el municipio de Chía, Cundinamarca, es uno de los temas más preocupantes para sus habitantes. Durante los últimos años, la ciudadanía se ha visto afectada gravemente por la delincuencia y el hurto de pertenencias, por lo que se han tenido que tomar decisiones para controlar esta problemática.


La alcaldía de Luis Carlos Segura ha implementado medidas en el municipio como la instalación de una base militar, los gestores de convivencia, la central de emergencia 123, y ha puesto la tecnología al servicio de la seguridad por medio de cámaras y bocinas, entre otros elementos, pero ¿realmente estas técnicas funcionan?


El concejal del partido Cambio Radical, William Tamayo Donoso, evalúa los resultados obtenidos por la alcaldía con estas medidas y amplía de manera concreta las estrategias que se pueden tomar para mejorar la seguridad en el municipio, además, guía y aconseja a la ciudadanía en caso de ser víctimas de la delincuencia y muestra una perspectiva actual de esta problemática.


Como habitante de Chía, ¿cómo ha percibido el tema de seguridad en los últimos 10 años?


Creo que Chía ha sido un municipio que ha venido creciendo a pasos agigantados, la expansión demográfica es bastante fuerte y eso hace que crezcan los problemas de seguridad. Se ha evidenciado el incremento de las bandas de apartamenteros o delincuentes que ingresan a las casas de perfil social más alto a robar, también, ha ido creciendo el hurto, el atraco callejero y los homicidios; sin embargo, creo que estos últimos dos o tres años han sido los más fuertes en problemas de seguridad porque a pesar de que la pandemia fue en el año 2020, los niveles de inseguridad en los dos primeros meses del aislamiento bajaron y después de la salida del confinamiento estricto se disparó la inseguridad como consecuencia de problemas económicos, de la llegada de migrantes y del desorden del municipio.


¿Qué opina de la gestión del actual alcalde sobre el tema de la inseguridad?


No ha sido una gestión sólida que dé resultados. Ha querido hacer esfuerzo, ha traído un grupo del ejército para que tenga asentamiento en el municipio de Chía, pero no ha sido suficiente porque ellos están de vez en cuando y normalmente tienen que salir. No hay una política integral de seguridad clara y ese es un problema real. Efectivamente creo que no se ha manejado la seguridad con el conocimiento y la experticia que se debe manejar. Se ven algunas actuaciones en redes sociales e infortunadamente no se ve un trabajo preventivo, sino que al contrario, se ve un trabajo reactivo cada vez que se presenta alguna situación grave en materia de seguridad.


¿Cuál cree que es el mayor reto para combatir la inseguridad en el municipio?


Es entender que el problema de seguridad no es aislado y solo de policías y ladrones; la seguridad tiene que entenderse como un escenario íntegro, por eso hay que crear una política integral de seguridad que incluya deporte y cultura, donde los jóvenes estén en actividad constante. Además, se debería incluir inteligencia y seguimiento judicial a bandas delincuenciales que se pueden estar formando en el municipio; por esto, se debe trabajar con policía judicial, con SIJIN y SIPOL, en donde haya un trabajo preventivo y de presencia con la Policía Nacional y una red de apoyo entre ciudadanos.


En temas de seguridad, las comunicaciones son mucho más importantes que las armas, si hay una muy buena comunicación, unas muy buenas redes y frentes de seguridad, realmente se va a lograr disminuir el problema de la delincuencia en el municipio. Además de eso una política clara de manejo de espacio público es pertinente porque acordémonos que el desorden también genera inseguridad, que no haya esa invasión desmedida de ventas ambulantes. Se debe tener un componente triple que es la comunidad, administración municipal y Policía Nacional, todos trabajando articuladamente para cerrarle la puerta a la delincuencia.


Se han presentado casos en donde la policía no atiende al llamado del ciudadano en el tiempo requerido. ¿Qué hacer en caso de que las autoridades no contesten o no den ninguna solución?


Chía tiene un sistema de llamadas que es el 123, toda llamada que no tenga la respuesta oportuna por parte de la policía crea una situación que se llama una falla del servicio, eso inclusive puede ser una demanda en contra de la policía y generar una responsabilidad en favor de la persona que no fue atendida a tiempo, presentándose un hecho gravoso; pero desde el punto de vista del municipio, hay que hacerle seguimiento a esas llamadas que no tienen respuesta de la policía y tomar cartas en el asunto. Por eso es importante que también se tenga una red cívica y una red de apoyo para que la respuesta sea mucho más oportuna y mucho más rápida, que es lo que se quiere para quien tiene una emergencia o quien solicita la ayuda la policía por una situación novedosa en su vida.


¿Qué factores considera usted que están asociados a la inseguridad del municipio?


Los factores que están asociados con la inseguridad en el municipio son muchos, como la cercanía con Bogotá. Chía queda cerca de la capital, entonces eso hace que la delincuencia se traslade muy fácil. Además de eso la creencia de que en Chía hay dinero. Muchas personas creen que el municipio es rico, en donde hay personas con una capacidad económica grande, eso hace que vengan bandas de apartamenteros, de rompe-vidrios de carros y raponeros. Además, hemos tenido históricamente la llegada algunas personas foráneas del municipio y ahora personas migrantes de otro país, que efectivamente han incrementado el tema de la inseguridad. También, los arriendos de manera desmedida en algunos sectores del municipio, el expendio de psicoactivos, los problemas de rumba en la noche, ya que a la salida de estos establecimientos de comercio se presentan situaciones de hurto. El problema de seguridad en Chía es complejo.


¿Qué elementos pueden contribuir al aprovechamiento del tiempo libre para que no se presenten hechos relacionados con la delincuencia?


Es importante que el tiempo de ocio se maneje de manera adecuada. Se requiere una política integral para que las personas estén ocupadas leyendo, en actividad culturales, deportivas, que realmente hagan cosas que los tengan pensando en situaciones distintas a la delincuencia. Desde los niños y jóvenes es muy importante hacer una intervención en los colegios, trabajar con los jóvenes para que tengan actividades adecuadas que les permitan tener una ocupación diferente y por supuesto de ahí empezar a construir un mejor futuro.


Si estuviera en sus manos, ¿qué estrategias implementaría para mejorar la seguridad en Chía?


Efectivamente es importante generar la política integral de seguridad. Primero tenemos que identificar cuáles son los puntos críticos, en qué hora se cometen más delitos y de qué tipos; eso se hace desde un observatorio que debe estar muy bien estructurado en Chía. Además, en la parte preventiva, trabajar muy fuerte en deporte y cultura, en los colegios en actividades con las familias, con las comunidades, vincular a las juntas de acción comunal al tema de seguridad, hacer frentes de seguridad con la comunidad, con grupos de WhatsApp, con taxistas, con vigilantes, tener una red cívica que apoya la policía, hacer investigación, inteligencia judicial, identificar cuáles son las bandas que están ingresando al municipio para asimismo lograr desmantelarlas, no es simplemente evitar que se cometa el delito, sino es desmantelar la banda y judicializarla para que queden tras las rejas. Efectivamente, es un programa que tiene que ser completo.


Como ciudadanos, ¿qué podríamos hacer para contrarrestar la inseguridad?


Lo primero es tomar medidas de precaución. Segundo, deberíamos trabajar de la mano con la administración municipal y con la policía y generar estrategias que nos hagan más seguros, como la creación de frentes de seguridad, tener un grupo de WhatsApp con los vecinos para que todos estemos alerta, al caminar en la calle tener las precauciones, pero lo más importante es que desde la alcaldía se genere una estrategia para que la comunidad haga parte de esa solución a la inseguridad del municipio, tiene que hacerlo con una policía que reaccione, atienda y que sea amable con la comunidad. No solo la comunidad y la administración pueden blindarse, no solo la policía puede blindarnos, aquí depende de que todos trabajemos de la mano y de manera integrada, para que demos un resultado oportuno en pro de la seguridad del municipio.

Proponen soluciones frente a bandas de rompevidrios en Chía
Foto: