Tan cerca, pero tan lejos

Valentina Ramírez Arias, Comunicación Social y Periodismo

El 25 de abril, se celebrará la ceremonia número 93 de los Premios Oscar y, por primera vez en casi cien años, dos mujeres han sido nominadas a la categoría de mejor dirección.

Lea también:
pulzo.jpg
Tan cerca, pero tan lejos
Foto:
Robert Couse-Baker

Uno de los momentos más esperados en los conocidos Premios de la Academia es la categoría a mejor director, la cual hasta el año antepasado parecía estar dominada por hombres blancos heterosexuales. Ya en los premios de 2020, el mundo se sacudió cuando el surcoreano Bong Joon-ho dominó las categorías más importantes, incluyendo mejor director, y este año se volvió a hacer historia con las nominaciones de Chloe Zhao con su película Nomadland y Emerald Fennell con Promising Young Woman.


La diferencia es que Bong Joon-ho ya se ganó el premio... y que es hombre. En este caso Zhao (china-estadounidense) y Fennell (británica) se enfrentan a Thomas Vinterberg (danés), Lee Isaac Chung (estadounidense) y David Fincher (estadounidense). Los favoritos para el premio son Zhao y Fincher, y la competencia está reñida ya que Fincher ha sido nominado en dos ocasiones anteriores, mientras que para Zhao esta es su primera nominación a los premios. Sin embargo, Nomadland ha tenido mucha popularidad y ha ganado varios Premios Globos de Oro y BAFTA en los cuales se ha llevado el de mejor director.


Los Oscares han tenido fama por décadas por ser misóginos y racistas, incluso en la noche en que por primera vez una película de habla no inglesa ganó los mayores premios hubo múltiples críticas por el hecho de que no hubiera nominaciones para mujeres o para personas negras. El descontento era tan obvio que incluso en la misma ceremonia los presentadores Chris Rock y Steve Martin hicieron comentarios como:


— “¡Tantos grandes directores nominados este año!”.


— “No lo sé, Chris. Pensé que faltaba algo”,


— “¿Vaginas?”


— “Sí, sí.”


Pero cuando todo parecía perdido, Parasite aparece y se lleva cuatro premios salvando la ceremonia de convertirse en otra oda a la gente blanca. Pero, ¿fue suficiente? ¡Claro que no! Aunque hubo inclusión racial, nadie pudo ignorar la falta de mujeres. Uno de los momentos más recordados fue el hecho de que la actriz Natalie Portman haya llevado bordados en su atuendo los nombres de las directoras que no fueron nominadas.


Pero decir que Bong Joon-ho, Chloe Zhao y Emerald Fennell fueron nominados en un intento de los Oscares por ser inclusivos es incorrecto. El hecho de que en dos ceremonias seguidas haya diversidad en las nominaciones no significa que la Academia está desesperada por ser inclusiva (aunque deberían estarlo) y estén regalando los galardones para no ser criticados por el público, sino que poco a poco se le está dando reconocimiento a los trabajos fuera de la burbuja donde estuvieron los últimos 93 años.


Entonces, ¿podrá alguna de las nominadas volverse la segunda directora en la historia de los Oscares en ganar el premio? Todo indica que Zhao lo logrará. Promising Young Woman ha sido galardonada por sus actuaciones y guion, entonces es probable que Emerald Fennell se lleve alguna de esas categorías, pero no hay mucha posibilidad de que gane mejor director.


Las apuestas caen en Zhao. Retomando mi punto anterior, se cree que su mayor competencia es David Fincher, quien es muy reconocido por películas como El curioso caso de Benjamin Button, y quien muchos opinan tiene méritos para recibir el premio. Sin embargo, la mayoría de los premios que ha recibido Mank, su película nominada para los Oscares, han sido por diseño, producción o actuación.


Se podría deducir que el pronóstico no podría ser mejor para Chloe Zhao, pero lo único que podría detenerla de arrasar en los Oscares es quién es. Una mujer china que ganó un premio en el 2017 en el Festival Internacional de Cine de Cannes y que de la nada dirigió una de las mejores películas del año y compite por seis estatuillas de la Academia.


¿Los Oscares están listos para repetir la hazaña de Kathryn Bigelow en 2009 y otorgarle el premio a otra mujer? No se puede decir con exactitud. Es cierto que se ha logrado avanzar en cuestiones de raza, pero estos premios siguen siendo muy injustos y cerrados en lo que consideran arte y, muchas veces, hacen la vista gorda de proyectos innovadores y merecedores por miedo al desprestigio.


La realidad es que el cambio es inevitable. En un mundo donde el feminismo y las luchas sociales son cada vez más mencionadas y defendidas este tipo de avances son importantes. Se ha celebrado la nominación de las dos directoras, pero no va a ser suficiente, tal como no fue suficiente que se reconociera el trabajo de Bong Joon-ho en los premios de 2020. El hecho de que se les reconozca a las personas fuera de la norma donde la Academia se ha refugiado por tantos años tiene que volverse la normalidad.


Las expectativas para los próximos Oscares son altas, ya que se sentaría un precedente para que la competencia en el mundo de la cinematografía sea más justa e inclusiva.

Tan cerca, pero tan lejos
Foto: