Zonas rurales en Colombia, silenciadas por acceso limitado a la información

Nicole Maquinay Villate, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

La educación mediática y el aumento de la conectividad son algunos retos que deben afrontar los periodistas, el gobierno y los medios de comunicación para contribuir a la democratización de la información y, por ende, al desarrollo de la nación.

Lea también:
pulzo.jpg
Zonas rurales en Colombia, silenciadas por acceso limitado a la información
Foto:
La alfabetización digital permitirá mejor comunicación en el país

La educación mediática y la alfabetización digital en las zonas vulnerables de Colombia siguen siendo retos que deben enfrentar los medios de comunicación, el gobierno y los periodistas para llevar información pertinente a las zonas rurales más apartadas.


La situación digital en Colombia es un fenómeno complejo que se ha ido desarrollando a lo largo de las últimas décadas. De acuerdo con cifras del DANE (Departamento Administrativo Nacional de Estadística), en el año 2020, el país logró avanzar en su meta de estar conectada en un 70%. Actualmente, 35.5 millones de colombianos tienen acceso a internet, pero, la mayoría de esta conectividad se encuentra concentrada en zonas urbanas dejando de lado las zonas rurales y remotas. Estas regiones tienen tan solo una penetración de internet del 23,8%, mientras que las grandes ciudades cuentan con una cifra mucho más alta, el 66,5%.


No obstante, el derecho a la comunicación, especialmente para las personas que viven en zonas rurales, apartadas y vulnerables va más allá de masificar la conexión a internet en el país. David Luna, senador del partido Cambio Radical, afirma que “Colombia ha tenido una política de Estado, no una política de gobierno para generar mejor conectividad y para generar mejor comunicación. Ha avanzado muchísimo, sin embargo, tiene retos pendientes: uno de ellos, más que la conectividad rural, es la alfabetización digital”. Este término debe entenderse como la capacidad de una persona de desempeñar diferentes tareas en un entorno digital, así como una nueva forma de comunicación, creación y comprensión de la información.


Es fundamental que los habitantes de estas regiones, sobre todo la población mayor, pueda aprender a hacer uso de las nuevas tecnologías ya que estas les permitirán desarrollar habilidades digitales que les faciliten comunicarse o acceder a la información acerca de lo que sucede en el país y en el mundo. Frente a esta problemática, el Ministerio de las TIC ha destacado la realización de campañas de pedagogía social a nivel nacional. La entidad cuenta con 323 formadores digitales, en 27 departamentos, liderando ejercicios de alfabetización rural en el uso de internet. Para septiembre de 2021, el Ministerio capacitó a 23.233 colombianos, de los cuales 1.929 eran mayores de 65 años.


Así mismo, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), lleva trabajando desde 2019 en más de 24 municipios de los departamentos de Arauca, Chocó, Cesar, Tolima, Magdalena, Nariño, Bolívar, Córdoba y La Guajira, capacitando a líderes, lideresas y en general ciudadanía activa, en los principios del periodismo local. Esta labor la han hecho a través de un diplomado llamado ‘Consonante’, que entrena a las personas en cómo producir información local, brindándoles conocimiento y herramientas para hacer periodismo y comunicar desde su propio territorio lo que está ocurriendo. Recientemente iniciaron a trabajar con profesores en los municipios de Magdalena y Bolívar para capacitarlos en educación mediática e informacional.


“La importancia de que la población tenga acceso a la comunicación digital es enorme, no solo en términos de acceso a fuentes de información sino a la posibilidad de dejar de ser, desde mi punto de vista, un sujeto pasivo - ha dicho Álvaro García, director ejecutivo de foros semana-. La conectividad es sinónimo de interacción y la comunicación real y efectiva es de doble vía y eso es importante; hoy en día no se entiende la comunicación de calidad sin que esa doble vía funcione bien”.


Existen algunas regiones donde la conexión es completamente nula debido a las condiciones del relieve colombiano. Incluso, hay zonas donde el único medio de comunicación es la emisora del Ejército Nacional, que, hasta el día de hoy, sigue siendo la más eficiente y popular en el país. Por ejemplo, Nicolás Escobar, abogado, escritor y columnista de los periódicos Diario del Cauca, Diario del Sur y El Nuevo Liberal cuenta que “en algunos municipios como Caloto o Suarez (Cauca), se envían de forma semanal funcionarios que se encargan de difundir los periódicos (con la información), en las plazas públicas, generalmente se realizan los sábados que son de mercado o plaza”.


“Las noticias regionales no llegan al interior del país porque no tienen canales para hacerlo. Ese es el verdadero problema y ese es el verdadero aislamiento – afirmó el escritor y periodista Cristian Valencia- la mayoría de los colombianos de ciudad no tienen ni idea de que existen algunas regiones, ni qué producen, ni qué cantan ni qué cocinan ni cómo está su situación económica y de orden público”. El hecho de que las personas puedan tener información de calidad es primordial para el desarrollo social del país. Cuando hay información, hay más democracia y libertad, una audiencia mejor informada puede tomar mejores decisiones. Por eso, es una obligación de orden estatal asegurar que todos los colombianos se puedan informar sin importar dónde se encuentren o cuál sea su situación económica, sin embargo, en muchos departamentos ni siquiera los derechos fundamentales (como la vida) son o pueden ser cumplidos.


“Garantizar que aquellas personas que se encuentran en zonas rurales puedan tener acceso a información a través de medios digitales es velar por la verdadera democratización de la información. Sin suficiente información se deja a la ciudadanía en condiciones de debilidad para tomar decisiones y participar del debate público, ya sea a nivel local, regional o nacional”, aseguró Juan Pablo Madrid-Malo, coordinador del centro de estudios de la FLIP.

Zonas rurales en Colombia, silenciadas por acceso limitado a la información
Foto: