Indígenas en Colombia: 'con las uñas', salvan vidas de contagiados por coronavirus

Juana Salcedo, María Camila Torres y María Isabel Magaña, Comunicación Social y Periodismo

Las limitaciones para acceder a servicios de salud y agua potable en los departamentos del Amazonas y La Guajira, elevan los riesgos de contagio y mortalidad en al menos 32 resguardos indígenas del país.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Foto: Unsplash

Las cifras que hallarás en esta nota se actualizaron por última vez el 23 de junio. Por el periodo vacacional de la Universidad de La Sabana, se retomará la actualización diaria de este producto en agosto, con el inicio del semestre académico 2020-2.

En medio de una pandemia que ha puesto en la cuerda floja la vida de muchos, Eliceo Matalpi tuvo que tomar una de las decisiones más difíciles de su vida: atender a su padre Heraclio, quien pertenece al resguardo indígena Comeyafú, cerca de Leticia, en el Amazonas colombiano, desde casa. Tuvo que hacer las veces de médico cuando apenas sabía una que otra cosa sobre primeros auxilios.

 

La zozobra inició cuando días atrás Heraclio, de 77 años, empezó a presentar síntomas propios del COVID-19: dificultad para respirar, fiebres altas y fuertes dolores de cabeza. El virus fue cogiendo fuerza en su cuerpo, desarrollando más y más síntomas hasta que fue necesario canalizarlo desde casa, proceso que implica introducir una aguja dentro de una vena para lograr transmitir medicamentos directamente al cuerpo. Pese a lo tormentosa que pudiera ser esta labor,  Eliceo logró hacerla con éxito, desempolvando los recuerdos de aquel curso de primeros auxilios y medicina que tomó alguna vez. 

 

Eliceo y Heraclio hacen parte de los casi dos millones de indígenas que hay en Colombia, quienes conforman más del 4% de la población del país, según datos del Dane. Y como él, muchos han tenido que experimentar la incertidumbre que trae consigo esta pandemia, porque no solo tienen que enfrentarse a los problemas estructurales de abandono con los que lidian día a día, sino también a un virus que pone en peligro la integridad de sus comunidades por no tener los medios para afrontarla.

 

Según confirmó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) el virus se ha llevado ya a 28 indígenas colombianos, dejando con vida a 834 infectados que aún intentan ganarle la batalla a esta epidemia. Pero el nudo de esta historia apenas inicia: al día de la publicación de esta nota, se ha confirmado la llegada del virus a 32 resguardos indígenas, poniendo en riesgo de contagio a más de 367.850 familias.

Entre las comunidades indígenas más golpeadas por la pandemia se encuentran las que residen en el extremo sur de Colombia, en el Amazonas. Según datos del Sistema Nacional de Información Cultural, este es el territorio de Colombia que más población indígena tiene, con 47.000 miembros, de los cuales se han contagiado 596, según datos de la ONIC. Esto representa el 71% del total de contagios en el Amazonas, donde hay 837 casos activos de COVID-19. Esto tiene al límite la capacidad médica, puesto que, en el territorio, solo existen 114 camas hospitalarias destinadas a la atención clínica y ninguna UCI, según datos del Registro Especial de Prestadores del Servicio de Salud. 

 

“La situación en el departamento del Amazonas es absolutamente dramática y calamitosa. Actualmente, el departamento tiene el mayor número de contagios por 100.000 habitantes y la mayor tasa de mortalidad por millón de habitantes en el país. Esto se debe a la condición fronteriza con los países de Brasil y Perú que hoy registran el mayor número de contagios a nivel del continente”, afirmó Harold Valencia, representante a la Cámara por el Partido de la U.


 

Como Eliceo, muchos en la capital del Amazonas han tenido que ponerse la bata de doctor para atender a sus familiares, puesto que en el territorio hay tan solo dos centros médicos, que para algunos indígenas quedan a más de dos horas de camino en carretera semipavimentada. “Para llegar a varios resguardos indígenas cerca de Leticia, es necesario recorrer una carretera de 172 km, de los cuales solo 55 están pavimentados. Pero ahí no termina el recorrido, después es necesario caminar por casi dos horas selva adentro para poder llegar a los resguardos”, explica Eliceo.


Esta situación es la que viven también los indígenas de la comunidad de San Juan de Atacuari, en el Amazonas, quienes tienen que atravesar toda una odisea para llegar a una UCI. Esta comunidad, según un reporte hecho por la Silla Vacía, hace parte del municipio de Puerto Nariño, y habita a más de 59 familias indígenas.

Llegar al puesto de salud de Puerto de Nariño no es tarea fácil, pues  los habitantes del resguardo deben viajar por río en unas lanchas rápidas que pueden demorar una hora y media, pagando un pasaje que cuesta entre 12 mil y 15 mil pesos, según explica La Silla Vacía. Para acceder a una UCI, deben viajar por el río Amazonas para luego ser trasladados a otra parte del país, como Bogotá. 

 

Pero las piedras en el camino no cesan con la llegada al centro médico, pues estas instituciones no tienen las condiciones apropiadas para atender la emergencia. Esto ha sido denunciado por los directivos del Hospital San Rafael, quienes dijeron que este centro tan solo cuenta con una planta de oxígeno que tiene más de 30 años de uso y 6 ventiladores para atender aproximadamente a 48.144 habitantes.


Lo más alarmante de esta historia es que el Amazonas colombiano no es el único territorio habitado por indígenas que posee problemas para sobrevivir la pandemia. A 1.752 kilómetros, al otro extremo de Colombia, el pueblo Wayuú enfrenta desafíos similares en la Alta Guajira. Hasta la fecha se han registrado 7 contagios en sus comunidades.

“Realmente es muy difícil el acceso a los centros asistenciales por muchas razones. Existen dificultades en el transporte por las distancias entre las rancherías y los centros más cercanos y, además, está la falta de dotación de estos para enfrentar la emergencia”, explica María Luisa Ruiz, delegada de la Mesa de Diálogo y Concertación para el pueblo Wayuú. 

 

Como si fuera poco, esta comunidad debe enfrentarse a otro problema que agrava aún más su situación. Según datos de la ONIC, tan solo el 13% de la comunidad obtiene agua de un acueducto de red de distribución, mientras que el otro 87% se abastece de este recurso mediante aguas lluvias, pozos, jagüeyes, ríos, entre otros. Esto quiere decir que más de la mitad de los integrantes de esta comunidad no cuenta con un servicio de acueducto óptimo para cumplir, tan siquiera, con una de las recomendaciones del Ministerio de Salud para prevenir el contagio: el lavado de manos. 

 

Así, estos pueblos indígenas se han visto en la necesidad de buscar soluciones bajo sus propios medios, escarbando en los conocimientos ancestrales sobre la medicina alternativa para así poder mediar la crisis y no depender de los centros de salud aledaños. Así lo contó Yidid Ramos, indígena kankuama de la Sierra Nevada de Santa Marta.

 

“En medio de una situación de emergencia médica hay que buscar todos los métodos necesarios para curar a nuestros familiares. Con mi papá, yo intenté con la medicina alternativa y la tradicional, y no se cuál funcionó, pero funcionó”, narra Eliceo Matalpi, del Amazonas.

El caso de Eliceo no es el único. Según el Consejero Mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Luis Kankui, se han reportado casos en los que la medicina alternativa ha sido la cura para algunos contagiados con el virus.

Aunque los pueblos indígenas han encontrado la manera de enfrentar la pandemia, aún hay muchos factores que ponen a estas comunidades sobre la cuerda floja. Por esta razón, Amnistía Internacional y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han hecho un llamado urgente al Estado colombiano, para que este tome las medidas necesarias que garanticen los derechos a los pueblos indígenas en tiempos de pandemia, como la salud, la alimentación y el agua. Todo esto se debe ejecutar respetando su autonomía y cosmovisión.  


La respuesta del gobierno

 

Aunque el Gobierno Nacional ha asegurado que tendrá atención especial con las comunidades indígenas, hoy, tras vivir 3 meses con la epidemia, esta población considera que ha habido muchas promesas y pocas respuestas.

 

Con el fin de prevenir y mitigar el contagio de los grupos étnicos, en una circular emitida el pasado 25 de marzo, el Ministerio de Salud y el Ministerio del Interior expresaron una serie de recomendaciones. Entre estas se encontraban: permanecer en su territorio y evitar la salida de él, limitar el ingreso de personas ajenas a la comunidad, establecer protocolos, limitar el desarrollo de actividades comunitarias, entre otras.  

 

Sin embargo, estas recomendaciones, que parecen fáciles de cumplir, muchas veces chocan con las cosmovisiones que tienen algunos pueblos indígenas. Un ejemplo es lo que sucede por costumbre cada noche en varios resguardos indígenas del Amazonas. “La Maloka es una casa donde se reúnen todas las noches más de 300 indígenas para repasar costumbres, rituales y enseñanzas. Actualmente, debido a la pandemia, han dejado de frecuentar la Maloka diariamente, sin embargo, se siguen reuniendo tres veces por semana”, cuenta Eliceo Matalpi, indígena del Amazonas. 


Adicionalmente, con miras a mediar la falta de alimentación por la que está atravesando más de 100 pueblos indígenas, el presidente Iván Duque y la Ministra del Interior, Alicia Arango, iniciaron el pasado 2 de abril la campaña “Colombia está contigo: Un Millón de Familias“ con la que se se pretende entregar un millón de mercados a comunidades vulnerables, como los indígenas, en 32 departamentos y 720 municipios del territorio nacional.

Sin embargo, pueblos indígenas del Meta han denunciado el incumplimiento por parte del Gobierno Nacional en la entrega de ayudas humanitarias anunciadas por el Ministerio del Interior, ya que, a 100 días de haber iniciado la cuarentena obligatoria, no las habían recibido en sus territorios.

 

“Vemos con preocupación que los pueblos indígenas estamos siendo excluidos de las ayudas humanitarias entregadas a la fecha, en el marco de esta emergencia sanitaria”. Así lo expresaron las comunidades indígenas del Meta, en un pronunciamiento publicado por la ONIC el pasado 20 de mayo, en el cual se reúnen quejas que continúan vigentes a la fecha de publicación de esta nota.

 

En la misma línea, los indígenas pertenecientes al resguardo Bania Chamí de Argelia, en el Valle del Cauca, han denunciado falta de garantías por parte del Estado, alegando al Ministerio del Interior la entrega ineficiente de los alimentos prometidos para sobrellevar la crisis. 

Hoy, las comunidades indígenas hacen un llamado a que se tomen decisiones acertadas para aliviar la situación que atraviesan, esperando que el Covid-19 no sea el talón de aquiles que acabe exterminando las costumbres, historias y saberes que poseen y deseando que el desenlace de esta historia no termine, tal como lo expresó la indígena Wayuú María Luisa Aguilar, como la “crónica de una muerte anunciada”.


 

Si quieres contribuir al bienestar de nuestros pueblos indígenas en tiempos de pandemia, te invitamos a que hagas un aporte voluntario en los siguientes enlaces:

1. Por la salud de los pueblos indígenas amazónicos

2. Pueblos indígenas de Colombia necesitan tu apoyo

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co