Los médicos, víctimas silenciosas del COVID-19

Seminario de Periodismo de Datos, Comunicación Social y Periodismo

El personal sanitario ha sido una de las poblaciones más golpeadas por el COVID-19, pues no solo son quienes más se han expuesto al virus, sino que en algunos casos no les han suministrado los elementos de protección necesarios para evitar ser contagiados.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

Foto: Sabrina Gabriela Zuleta Quintero, Comunicación Corporativa

Carlos Alfredo Caycedo es un médico que trabaja en la Unidad de Emergencias de cuidado crítico en el Hospital Simón Bolívar desde hace 10 años; hoy se dedica a atender pacientes contagiados por coronavirus.

 

Para Caycedo, el personal sanitario ha sido una de las poblaciones más golpeadas por el COVID-19, pues no solo son quienes más se han expuesto al virus, sino que en algunos casos no les han suministrado los elementos de protección necesarios para evitar ser contagiados. A él le tocó comprar una máscara para protegerse en el día a día, ya que en la entidad no se la suministraron de inmediato. 

 

“Antes de la pandemia se hacía mucho énfasis en la asepsia para la seguridad del paciente, pero ahora con este virus el cuidado que se tiene que tener es mucho mayor y hay que aplicar esta limpieza desde el auxiliar de enfermería hasta el médico especialista”, señala Caycedo.

 

Según un reporte hecho por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos hasta el 5 de julio, los contagios en el personal de salud representaban el 3.2% del total de infectados en ese país. Sin embargo, el mismo reporte establece que en los estados donde la recolección de datos se hace de forma más rigurosa, el porcentaje de profesionales de salud representa el 11% del total de infectados, datos que concuerdan con los recopilados por naciones europeas y China.

 

Al día de hoy, en Colombia ya van más de 1.000 casos de coronavirus en el personal de la salud y su contagio, en su mayoría, está asociado a la prestación del servicio. Esto quiere decir que, en otro contexto, no se habrían infectado con el virus.

Como lo cuenta Caycedo, para disminuir este riesgo, las entidades que prestan el servicio médico han adoptado medidas descritas por el Ministerio de Salud como el uso de equipos de protección quirúrgica (tapabocas, guantes, bata, gafas y la careta protectora), además de seguir los protocolos de desinfección y lavado de manos.

En Bogotá, la Subred Integrada de Servicios de Salud junto con la Secretaría de Salud informó que se ha estado fortaleciendo el sistema con equipos de seguridad adicionales, como las nuevas 12 cajas de aerosoles acrílicos que tienen la finalidad de aislar al personal médico de los pacientes al momento de entubarlos, disminuyendo el riesgo de contagio. 

Foto: Daniela Pineda - Asociación Colombiana de Ciudades Capitales

Además de ello, se creó el protocolo Retro Pro, un proyecto que busca hacer 600 mil caretas faciales para proteger al personal sanitario.

 

Sin embargo, estas medidas llegan luego de varias denuncias de médicos a lo largo del país, pues como explica Caycedo, al mes de haberse conocido el primer caso de COVID-19 en Colombia, la ARL que debía proporcionarle el equipo de protección no lo había hecho. Su situación se repitió en varios hospitales en Colombia, lo que llevó a que muchos médicos y profesionales de la salud renunciaran. 


La presión hizo que el Ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera Báez, presionara a las ARL para que desde el 15 de abril entregaran 19 millones de elementos de protección en los 32 departamentos. La meta va más o menos cumplida, pues según un comunicado de la Federación de Aseguradores Colombianos, hasta el 31 de mayo habían sido entregados 21 millones de elementos de protección personal a los trabajadores de la salud.

Según el Ministerio de Salud y Protección Social, hasta el 14 de mayo se habían girado cerca de 22.000 millones de pesos para apoyar los esfuerzos de las IPS en su combate contra el coronavirus. Con este dinero se ha logrado beneficiar a más de 3.000 hospitales en todo el país. De este monto las entidades territoriales han contribuido con aproximadamente 944.000 millones de pesos.

 

Findeter (Financiera de Desarrollo Territorial S.A.), con el apoyo del Ministerio de Salud, dispuso de $256 mil millones para créditos para capital de trabajo. Fernando Ruiz, titular de esa cartera, aseguró que todos los recursos que se aporten a la salud tendrán el propósito de pagar las deudas con los trabajadores que no han recibido su salario y cubrir los gastos de los elementos de seguridad necesarios.

 

De los recursos entregados se hará uso de 213.000 millones de pesos para cubrir la deuda salarial de los hospitales públicos con sus trabajadores. El Ministro Ruiz también agregó que se está pensando a empezar a pagar las deudas desde diciembre de 2019 y hacia atrás, con una cartera habilitada por el Ministerio de Hacienda. Con este dinero se intentaría cubrir todas las deudas de hospitales públicos, fortalecer el sistema y darle protección y trato justo al personal sanitario.

De esa crisis, el Amazonas ha sido una de las regiones más afectadas y más controversiales. Cuando el virus llegó a ese departamento, en el hospital público departamental San Rafael de Leticia se presentó una renuncia masiva de 30 miembros del personal que alegaban que la institución no les había brindado los elementos de protección personal necesarios para tratar a los pacientes con Covid-19. Además, reprochaban que nos se estaban siguiendo los protocolos de bioseguridad con los casos sospechosos del virus. 

La respuesta del Gobierno Nacional frente a estos hechos fue intensificar las medidas de atención y ayuda al departamento, entre ellas la militarización de la frontera para evitar el flujo de personas desde Brasil y Perú, donde hay muchos más casos que en Colombia. 

 

Igualmente, el sector de la salud se ha visto beneficiado, pues se destinaron 14.000 millones de pesos para el pago de nuevos médicos y enfermeras que apoyan el hospital departamental, además se enviaron 55.000 tapabocas a la región que serán distribuidos estratégicamente. 

Algunas de las cifras que hallaste en esta nota se actualizaron por última vez el 23 de junio. Por el periodo vacacional de la Universidad de La Sabana, se retomará la actualización diaria de este producto en agosto, con el inicio del semestre académico 2020-2.

El acceso, participación y uso del Portal está regido por los términos y condiciones que se incluyen a continuación, los cuales se entienden conocidos y aceptados por los (las) usuarios(as) de la plataforma (en adelante, el "Usuario") al acceder y usar el mismo: Términos y Condiciones

Código SNIES 1711

Personería Jurídica: Resolución 130 del 14 de enero de 1980. Ministerio de Educación Nacional.

Institución de educación superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.
Copyright 2020. Universidad de La Sabana. Todos los derechos reservados.
Campus del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá. Chía, Cundinamarca, Colombia.
Contact Center: 057 1 861 5555 / 861 6666. Apartado: 53753, Bogotá.

Correo: usm@unisabana.edu.co