pulzo.png

Leandro Castellanos espera volver a debutar con una victoria para el Santa Fe.

Erika Silvana Castellanos Villamizar

El cucuteño, y arquero de Independiente Santa Fe desde el 2015, creció en el fútbol hasta llegar a reconocidos equipos del país. Habló del aprendizaje.

Image-empty-state.png
Twitter @Santafe

Leandro expresó que “el fútbol es un deporte, y el deporte en inicio trata de disciplinar a la persona”, y eso es lo que creo que hizo cuando era un niño. “Lo que pasa es que en mi caso particular nunca lo vi así, lo vi como un estilo de vida”, añadió.

Empecé a practicarlo todos los días casi desde los seis años hasta el día de hoy. Nunca lo vi como un ‘hobby’, siempre lo vi como lo que quise ser, como mi proyecto de vida. Entonces el fútbol, sin duda, a hoy, después de tantos años, sigue siendo mi gran amor, la pasión de mi vida y mi sueño realizado”.
Su equipo, el Independiente Santa Fe, destacado en el pasado por tener grandes figuras como Faryd Mondragón y Camilo Vargas en el arco, está atravesando por uno de los momentos más complicados de su historia. Castellanos, que se encuentra en recuperación desde septiembre del año pasado debido a una lesión que sufrió en su pierna derecha durante un enfrentamiento contra Envigado, solo ha podido ser espectador del difícil momento de su equipo. El arquero nortesantandereano se refirió a su lesión:

“Hoy, a los 35 años estoy pasando por la peor lesión que un futbolista puede tener que es el rompimiento del tendón de Aquiles; y al contrario de mermar mi carrera, lo que siento es que todo esto está potencializando otra vez esa pasión y ese fuego interno que tengo por mi trabajo, para tratar de rematarlo de la mejor manera, ya que soy consciente de que me quedan 5 años más o menos de profesión y quiero rematarlo como ha sido mi carrera, con títulos y glorias. Eso es lo que deseo. Entonces creo que este ha sido un tiempo que Dios me permitió para volver otra vez a reforzar lo que tengo como ideal de vida”.
Sin embargo, este lapso está por terminar, pues después de más de 8 meses, el deportista ya volvió a entrenar con su equipo y se espera que regrese a la cancha en poco tiempo. Acerca de lo anterior él afirmó que tiene grandes expectativas en su regreso, pues espera que tanto él como su equipo consigan grandes victorias.

“Me siento como un amateur, como cuando inicié este sueño, cuando estuve cerca de debutar. Es como otra vez volver a iniciar, por eso estoy ansioso de mi primer partido, estoy trabajando a ‘full’ para llegar en óptimas condiciones; ojalá y sea lo soñado, como lo tengo en mi cabeza, un gran partido con un gran resultado. Siempre que mi equipo gane porque este es un deporte de conjunto y nunca una individualidad va a ir por encima del todo, entonces, mejor dicho, que todo vaya acompañado, un gran momento deportivo mío con un gran momento para la institución”.
Siendo consciente de que le quedan 5 años de carrera futbolística, Leandro espera rematarla en el Independiente Santa Fe. Sobre esto menciona con determinación: “En este momento no estamos pasando por la mejor racha, pero si miro con un retrovisor cercano en cuatro años he podido ganar seis títulos en esta institución, algo que no es cosa menor, entonces le tengo mucha gratitud a Santa Fe. Me gustaría quedarme y volver a festejar. La verdad, en este momento mi sueño es rematar mi carrera de la manera como lo he soñado, irme como un gran deportista y con todos los sueños cumplidos”.

Lo cierto es que esta ha sido la lesión más grave que ha sufrido, por lo que también ha sido el tiempo más largo que Castellanos ha pasado sin jugar activamente en la cancha. No obstante, él aprovechó esto para pasar tiempo de calidad con su familia y viajar.

Así, Leandro añadió:

“Pues hay dos formas de ver los momentos difíciles: sentarte a quejarte de ellos o buscar las cosas positivas. Lo que hice fue lo segundo. Tenía muchos años sin pasar tanto tiempo en casa, desde que nacieron mis hijos no había podido disfrutar con ellos, entonces principalmente me he dedicado a ellos. También fui a Cúcuta, que es una ciudad que la tengo como segundo hogar después de mi pueblo Toledo, a donde también fui, y pude pasar periodos largos en cada una de ellos. Creo que he tratado de hacer cosas que quizá en 19 años de carrera continua no había podido hacer”.
Asimismo, al preguntarle sobre el momento más difícil que ha tenido durante su carrera, el nortesantandereano respondió:

“Bueno, el fútbol es como la vida, hay momentos buenos y otros no tanto, pero siempre hay aprendizaje. Llegar a profesional trae muchas cosas, debes pasar momentos complejos porque debes abandonar a tu familia y muchas cosas a temprana edad, más o menos a los 14 años. A los 12 años me fui a vivir con mis hermanos y de 14 me fui a buscar mi sueño casi solo”.

Aquí realiza una pausa y, por unos segundos, Leandro baja la mirada. Es el único momento de la entrevista en el que lo hace.

Con menos determinación en su voz, el futbolista nortesantandereano prosigue: “La verdad es que en ese periodo antes de llegar a ser profesional pasan muchas cosas y hay cosas que no quiero recordar porque prefiero enfocarme en el presente, en todo lo bueno lo que Dios me dio, que ha sido muy lindo”.
Después, con renovada fuerza, añade: “Pero bueno, en realidad, creo que más allá de ver qué momento difícil o complejo he vivido, es ver qué he aprendido de ellos, porque siempre me han traído algo nuevo”.

El arquero se considera como un “soñador pero aterrizado”. Y agrega: “Empecé con esto del fútbol en nuestro pueblo, Toledo, jugábamos por hobby, pero cuando me di cuenta de que realmente me gustaba de manera profesional comencé a enfocarlo con el apoyo de mi familia, y lo empecé a ver como proyecto de vida. Por momentos fue complejo, desde la parte familiar hasta la deportiva, pero siempre encontré una buena palabra ya sea desde mis padres hasta mi círculo más cercano de hermanos, que me decían que siguiera luchando, que no era el momento de abandonar. Por ejemplo, creo que la adolescencia es un momento complicado para muchos, y obviamente también lo fue para mí, y en ese momento siempre encontré esa palabra y me di cuenta de que tenía la posibilidad y un don diferente; y lo luché, lo luché, hasta que lo pude conseguir”.

Acerca de su futuro en el fútbol, Castellanos finalizó: “Lo cierto es que no sé bien el futuro qué me puede deparar. Hoy, sé que mi hoy es recuperándome. Me queda un mes para el alta médica y para volver a jugar fútbol de manera competitiva y estoy cómodo; estoy contento en Santa Fe, es un equipo que es muy ganador”.