Retumbar

 

Martín Pinzón Lemos, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Image-empty-state_edited.png

Ilustrado por Ximena Ramírez Palomino, estudiante de Comunicación Audiovisual y Multimedios

El huracán no da tregua. Atravieso sus inmensas olas con vigor, pero algo me perturba. No sé si es la condición de la arrugada vela, la firmeza del mástil o que el timón este mal direccionado: algo falla. El viento golpea con fuerza la coraza de roble. Es cuestión de tiempo para que todo se vaya a pique.


Empiezo quitándole las cuerdas, dejándolas amarradas a un costado, ganando margen de maniobra en la cubierta. Cojo un balde y saco el agua, endemoniadamente. Las tablas apenas pueden sostenerse. Evito a toda costa que se mojen las velas, cuando comienza a tronar. Los relámpagos, cargados con fuego, llevan el barco a un hirviente clímax. El barco se mece sin control. Adelante y atrás, mientras cruje la madera. En ese instante, Zeus, títere de la vil Hera, envía un rayo que estremece todo mi mundo.


Es ella. Acaba de abrir la cerradura.

Lea también: