II. Noticias online: Los tradicionales dominan, pero los nativos pisan los talones

La aceleración de la digitalización en la sociedad durante la pandemia es un movimiento que seguirá condicionando el presente y el futuro del consumo de información en línea y los medios. La digitalización mediática comenzó en Colombia a finales de los 90s, con los sitios web de los diarios tradicionales que revertían sus contenidos del papel a la Internet. La trayectoria audiovisual de la red ha hecho que los formatos tiendan hacia lo multimedia, más allá del texto o la hipertextualidad. Pero tres décadas después, los medios siguen enfrentando problemas relacionados con el desmantelamiento del modelo negocio basado en la publicidad, el desconocimiento y la fragmentación de las audiencias y la pérdida de control sobre la tecnología y las plataformas de distribución.

Durante la pandemia fue evidente la busca de información constante en la red para obtener orientación en medio de la crisis, pero una vez superados algunos de los peores picos de contagio y con el avance en los programas de vacunación, las personas comenzaron a desinteresarse o cansarte del tipo de información ofrecida sobre la Covid-19. Por eso, los resultados del DNR 2022 deben interpretarse a la luz de la pos-pandemia, en los cuales la percepción del consumo de noticias entró en un leve declive.

El informe muestran que los periódicos tradicionales perdieron ligeramente usuarios en línea en comparación con el año pasado, aunque siguen siendo las principales fuentes de información digital. ElTiempo.com sigue liderando el uso de noticias semanales online (34%), seguido de cerca por Caracol TV, pero pierde seis puntos porcentuales en un año, mientras que El Espectador.com (22%), en cuarto lugar, baja cinco puntos porcentuales. NoticiasCaracolTV.com (29%) ocupó el segundo lugar y aumentó 2% en su consumo semanal de noticias, mostrando el liderazgo de la marca en el imaginario de los usuarios online.

Los medios nativos digitales se mantienen estables o aumentan ligeramente, pero no llenan el vacío de la caída pos-pandemia en audiencias de algunos medios históricos. Las 2 Orillas (22%) y Pulzo (21%) se perfilan en la percepción de los consumidores como marcas que compiten directamente con los medios tradicionales en ambientes digitales. Semana.com también aparece, al igual que el año anterior, en el quinto lugar, a pesar que mediciones más recientes de Comcast muestran un avance significativo de esta revista como medio líder sobre todo en los momentos álgidos de la campaña electoral presidencial, durante la que resultó ganadora por primera vez la izquierda, con Gustavo Petro como nuevo presidente de Colombia.

Las marcas tradicionales que tienen como origen periódicos o revistas obtienen un 66% de uso semanal de noticias en línea, los medios tradicionales como emisoras de radio y cadenas de televisión arrastran el 64% de la percepción del tráfico online, y los medios nativos digitales en línea obtienen un 56% de los usuarios semanales de medios digitales.

Se sabe que las audiencias consumen más de una fuente o plataforma de noticias, pero los números respecto a la exposición online hacen pensar que es sobre ese ambiente en el que se debate el presente y futuro de los medios y la información.

 

En abierta contradicción con algunos resultados obtenidos por los medios especializados, las personas reportan que el tipo de noticias que prefiere consumir son las empresariales, financieras y económicas (65%), informaciones regionales o locales (58%), internacionales (53%) y culturales (50%). El último lugar de preferencia aparecen las noticias del entretenimiento (29%), de celebridades y las noticias divertidas (27%).

Este resultado podría interpretarse de dos maneras disímiles: Por un lado, podría ser una invitación a los medios tradicionales y digitales para proveer mayor información especializada y regional, debido a que el reporte podría mostrar cierto apetito hacia este tipo de noticias. Por otro lado, podría ser que las personas decidan reportar en la encuesta lo que se espera socialmente de ellas o el ideal, que dista mucho de sus patrones de consumo real. La política y el coronavirus, al encontrarse en posiciones bajas pero no relegadas del todo, podrían indicarnos (estas sí) un cansancio notable de los usuarios hacia estas temáticas después de la pandemia y las elecciones legislativas y presidenciales.