IV. Razones por lo cuales los colombianos evaden noticias

El peor temor para los medios de comunicación y la estabilidad política de las democracias liberales, como el informe global del DNR lo indica, es que siga aumentando la cantidad de personas que se están desconectando de las noticias. El caudal de contenidos que circulan en ambientes digitales hacen que para la mayoría de las personas el valor de la información que tiene el fin de socializar o entretener supere por mucho al de las noticias, como asegura Pablo Boczkowski en su libro Abundancia. Los medios tienen el reto de competir con información relevante pero en formatos y géneros que a veces no resultan tan interesantes.

Disputan, así mismo, la atención sobre la información que producen con las plataformas de entretenimiento como Netflix o Disney+ y con redes sociales sobre las que se distribuyen noticias mezcladas con todo tipo de interacciones y socialización. Captar la atención y enganchar a las audiencias con noticias, como reconoce Napoli, parece ahora una labor titánica en la que los medios deben buscar fórmulas para generar compromiso y recordación y, al mismo tiempo, estar en las plataformas más relevantes con formatos innovadores. La pérdida de control sobre las plataformas de distribución hacen que los medios no tengan el conocimiento real de las audiencias y basen sus decisiones editoriales en mediciones superficiales como likes o compartidos.

Preocupada por esa tendencia, la encuesta del Digital News Report les preguntó a los encuestados colombianos con qué frecuencia evitaban activamente las noticias. Un 12% aseguró que constantemente evadía las noticias mientras que un 25% indicó que a veces lo hacía. Es decir que un 37% de los encuestados reconoció evitar conscientemente la información noticiosa y solo un 23% dijo nunca haber evitado las noticias. En su reporte global, el Reuters explora una serie de ideas para solucionar este problema de evasión informativa sobre todo entre los jóvenes y encuentra de gran importancia instaurarse en la lógica digital para ofrecer información en formatos disruptivos y visuales que atienda las demandas informativas y las preocupaciones de las nuevas generaciones.

Los motivos que esgrimieron los encuestados para justificar la evasión de las noticias fueron principalmente tres. El primero tiene que ver con demasiada cobertura de temas políticos y del coronavirus. Cinco de cada diez encuestados percibieron que la información sobre política y Covid-19, o mejor la forma como estos temas fueron cubiertos por los medios, los han saturado y por eso se cierran a noticias de este tipo como fuente de información. El resultado es, en parte, previsible por la avalancha informativa generada alrededor de la pandemia y de las elecciones tanto legislativas como presidenciales, pero lanza un campanazo de alerta sobre la forma rutinaria en la que se cubren estos temas y plantea la necesidad de aproximaciones y formatos innovadores.

El segundo, más preocupante, se relaciona con la percepción de los usuarios de que las noticias son poco confiables o incluso tendenciosas. En efecto, 38% de los encuestados respondió que evita las noticias porque las considera sesgadas. Este punto en particular debería llamar la atención de los medios y periodistas colombianos que se han polarizado a lo largo de la contienda electoral o que favorecen con la información intereses particulares de grupos económicos.

El tercer motivo apunta a que las noticias tienen en las audiencias un efecto negativo en su estado de ánimo. Así, el 31% de los encuestados dijo que las noticias los deprimen y que sienten cierta impotencia frente a la información porque poco o nada pueden hacer para mejorar la situación de los que sufren. Esta motivación va en abierta contradicción con la creencia periodística de que las noticias que incluyan hechos violentos o negativos lideran en tráfico. La reciente popularidad del periodismo de soluciones, de bienestar, útil, inclusivo o de paz hace pensar que las nuevas generaciones valoran informaciones que conduzcan a la resolución de problemas y provean a la audiencia con herramientas para contribuir a mejorar la sociedad.

A las presiones derivadas de la abundancia de información en la red y a la dificultad de captar la atención del público, se suma un cambio generacional de personas que permanecen inmersas en plataformas digitales y pantallas que no coinciden con las plataformas tradicionales de entrega. Por eso, la desconexión es más prominente entre los usuarios menores de 35 años. Esta población joven reporta un interés bajo por las noticias que alcanza solo un 30%, mientras que los mayores de 45 años declaran un interés del 47%. A mayor edad, mayor posibilidades hay de que las personas estén interesadas en las noticias. Y lo que parecería una obviedad generada por la edad, que hace que las personas con el pasar del tiempo sean más consientes de su entorno, los que está ocurriendo en el ambiente digital preocupa porque las nuevas generaciones se acostumbran a consumir información en formatos innovadores y entretenidos que están lejos de las plataformas y formatos trabajados rutinariamente por los medios tradicionales.

Una luz de esperanza ofrece la pregunta sobre el interés general que tienen las personas por las noticias. En efecto, 18% de los encuestados asegura estar extremadamente interesado en la información noticiosa, la mayoría de ellos mayores de 35 años, y un 36% responde estar muy interesado. Eso significa que el 54% de los participantes muestra un interés alto por las noticias mientras que solo un 2,2% dice no tener ningún interés. Los usuarios interesados reportan que las noticias son muy importantes para ellos porque les son útiles (53%), los mantiene informados (42%) y los entretiene y ayuda socialmente (43%). El reto para los productores de información consiste en capitalizar ese alto interés de la audiencia con formatos y temáticas innovadoras e interesantes y evitar que el desinterés por la información curada aumente.