V. Desconfían de las noticias por sus sesgos políticos y comerciales

La baja confianza en las noticias es uno de los fenómenos que más preocupa en el mundo a periodistas y medios de comunicación. Ello no es excepción en el continente americano; el promedio de la confianza en los contenidos informativos es apenas del 38% entre un listado de 8 países. En este, Colombia está ligeramente por debajo de la media regional (37%), luego de haber caído tres puntos porcentuales en comparación a 2021, según el informe del Digital News Report, conducido por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo. Brasil es el país donde los encuestados reportan el mayor porcentaje de confianza en las noticias en las Américas, mientras que Estados Unidos tiene el más bajo resultado (26%). De hecho, Estados Unidos es la nación con la menor confianza en la medición global de 46 mercados.

El desplome de la confianza en las noticias y, por añadidura, en los medios de comunicación lo han advertido diferentes organismos. Latinobarómetro (2021), en su más reciente medición, tasó en el conteniente la confianza en las organizaciones mediáticas en 39%. En tanto, para el caso específico de Colombia el informe de Edelman (2022) advirtió que, en comparación con el año anterior, disminuyó en un punto porcentual la confianza tanto en los medios de comunicación (38%) como en el gobierno (32%). En cambio, las empresas y las ONG son las organizaciones más confiables con 63% y 59%, respectivamente. Adicionalmente, Edelman subraya que, en los últimos seis años, es una ‘tendencia’ en el país la disminución de la confianza en todas las fuentes de información: motores de búsqueda con 65% (-18%), medios propios con 58% (-13%), medios tradicionales con 51% (-26%) y redes sociales con 38% (-25%).

Una de las razones que puede explicar la desconfianza cada vez mayor de los colombianos en las noticias es la percepción de que estas están influenciadas indebidamente por sectores políticos o gubernamentales. De acuerdo con el Digital News Report, seis de cada 10 colombianos (60%) ratifican estos sesgos, y apenas 17% de los encuestados creen que los contenidos informativos están libres de dichas injerencias. Sucede algo similar con quienes consideran que las noticias están condicionadas indebidamente por sectores empresariales o comerciales (56%) y los pocos, en cambio, que están en desacuerdo con dicha premisa (18%).

En Colombia el origen de muchos medios, tanto en el plano nacional como regional, que hoy persisten se encuentra en el seno de tradicionales familias políticas. Varios de los que fueron dueños o directores de medios de prensa, radio y televisión se convirtieron luego, por ejemplo, en presidentes de la República. La situación hoy es algo distinta: el grueso de las marcas informativas más grandes les pertenece a importantes empresarios que lideran los sectores bancario, inmobiliario, de bebidas, entre otros. La Casa Editorial El Tiempo le pertenece al magnate Luis Carlos Sarmiento; revista Semana, al banquero Jaime Gilinski Bacal; El Espectador, Caracol Televisión, y Blu Radio, al Grupo Santo Domingo; y RCN Televisión y RCN Radio, a la Organización Ardila Lülle. Ello para citar apenas unos ejemplos.

El Digital News Report midió en 2022 la confianza en 15 marcas mediáticas (noticiosas). En todos los casos, los resultados en 2022 decrecieron en comparación al año anterior. Independientemente de eso, actualmente las marcas en las que más confían los colombianos pueden agruparse en al menos tres tinglados. Primero, los noticieros emitidos por canales públicos: NotiCentro 1CM&1 (63%), en Canal 1, y Señal Colombia (62% de confiabilidad). Segundo, los medios regionales; estos son, los canales de televisión (59%) y los periódicos regionales (52% de confianza). Y tercero, las casas editoriales dueñas de los dos periódicos tradicionales de circulación nacional: El Espectador (56%) y El Tiempo (54%). Por su parte, las marcas que despiertan una mayor percepción de desconfianza entre los encuestados son Noticias RCN tanto Televisión (38%) como Radio (36%), Noticias Caracol Televisión (34%) y revista Semana (34%).

El primer semestre de 2022 fue un periodo especialmente caldeado por las elecciones para Senado y Cámara de Representantes y por las votaciones presidenciales de primera y segunda vuelta. Durante coyunturas como estas es habitual que los cubrimientos periodísticos que hagan los medios se perciban con sospecha o resulten, efectivamente, desatinados, lo que en cualquier caso termina mermando la confianza en dichas marcas. Noticias Caracol reconoció, por ejemplo, haber informado falsamente de una audiencia judicial en la que un político y militar retirado venezolano señaló al gobierno chavista de estar financiando la carrera política de Gustavo Petro, entonces candidato a la Presidencia (Barros, 2022). Noticias RCN Televisión tuvo, en tanto, que ofrecer disculpas al también candidato a la Presidencia Rodolfo Hernández luego de que en una entrevista fuera consultado de manera sensacionalista sobre el secuestro y desaparición de su hija; el director del noticiero explicó que no hubo intención de afectarlo y se solidarizó con su dolor (Acevedo, 2022). Finalmente, la revista Semana fue criticada por haber titulado una de sus portadas como ¿Exguerrillero o ingeniero? En alusión a la decisión de por quién votar: Petro o Hernández. El candidato Petro respondió desde su cuenta de Twitter a la directora de la revista, Vicky Dávila, con un “Le comunico que soy economista” (Clarín Mundo, 2022).