Déficit de enfermeros, un problema en Colombia

Sara Salamanca Uribe

En el mundo entero, hay escasez en esta área de la salud. La mitad de las vacantes en Colombia están vacías y hay mejores oportunidades en el exterior.

Lea también:
pulzo.jpg
Déficit de enfermeros, un problema en Colombia
Foto:

Las condiciones laborales de los enfermeros en Colombia son incongruentes con el grado de responsabilidad y profesionalidad que se les exige. Según afirman algunos expertos, en la actualidad existe un déficit de profesionales y algunas de las razones radican en la desproporcionalidad entre el salario y la carga laboral que, en ocasiones, no les permite tener un equilibrio en su calidad de vida.


A pesar de que el campo laboral de enfermería es bastante amplio, la cantidad de personas que estudian la profesión no es representativa para cubrir todas las áreas de desempeño y, además, la superficie del país. “El sacrificio que supone este ejercicio hace que cada vez sea mayor la escasez de profesionales”, afirma María Elvira Moreno, directora del Doctorado de Enfermería de la Universidad de La Sabana, ya que la complejidad y responsabilidad frente al principal derecho fundamental, el derecho a la vida, es un reto que cada vez menos jóvenes están dispuestos a afrontar sin los recursos e incentivos adecuados.


Con esto en mente, desde Reino Unido se lideró un proyecto llamado Nursing Now que manifestaba a los gobiernos de distintos países la necesidad de apoyo a los enfermeros, tanto en su educación como en sus condiciones laborales. De acuerdo con las cifras del programa Nursing Now, en relación con el panorama colombiano, en 2018 se estimaban 66.095 profesionales ubicados mayoritariamente en Bogotá, seguido de grandes ciudades y departamentos con población sobre todo urbana.


En la periferia, la presencia de enfermeros no es significativa; algunos departamentos como Vaupés, Vichada y Amazonas no superan los 100 profesionales, lo que sugiere una evidente desigualdad en la densidad de talento humano, insuficiente oferta de servicios de salud y posibles escasos incentivos financieros y no financieros para la ubicación de profesionales en esas zonas del país.


No obstante, “cabe reconocer que la escasez de profesionales de la salud es mundial y cada vez son más apetecidos en Estados Unidos los enfermeros formados en Colombia que –como asegura Maryory Guevara, directora del programa de Enfermería en la Universidad de La Sabana– podrían recibir en un mes el salario que ganarían en un año en el país”. Guevara afirma que “hace tres años se detectó que al 2030 el déficit de enfermeros en todo el mundo va a ser aproximadamente del 50%”. Esto significa que a largo plazo las consecuencias serán fatales para la población que requiera atención a la salud.


“Sin lugar a duda, el campo de la enfermería es uno de los más importantes del país, pues resulta ser la columna vertebral del sistema de salud y de atención –asegura Isis Andrea Muñoz, viceministra de Relaciones Laborales e Inspección del Ministerio de Trabajo–; sin embargo, esta profesión se ha visto afectada en sus derechos por asuntos como la tercerización laboral, la falta de pago de sus salarios y los contratos sindicales utilizados de forma equivocada”.El Ministerio de Trabajo y otras entidades del Estado reconocen el verdadero valor de la inversión que necesita el sector de enfermería para amparar las garantías de los enfermeros.


Ahora bien, así como al personal de la salud se le exige tener un amplio conocimiento y competencia, Óscar Silva, médico general y especialista en anestesiología afirma que “no existe un escalafón en el que puedan escalar dependiendo de sus estudios de posgrados, maestrías y doctorados, entre otros”. Asimismo, plantea que “las instituciones no ven operativas las maestrías porque no son de habilidad –explica Guevara y complementa–, solo en la especialidad de cuidado crítico pagan más y eso hace que se desestime la formación posgradual”.


En suma, es evidente la vinculación desventajosa en los contratos de los enfermeros, que en su mayoría son por prestación de servicios. “Los horarios de trabajo rondan entre las 12 y 15 horas al día, no pagan horas adicionales, turnos nocturnos ni dominicales”, sostiene auxiliar de enfermería dedicada al cuidado del adulto mayor. Adicionalmente, un médico experto asegura que “es sorprendente que el sueldo de esta área de la salud esté entre $1’100.000 y $2’200.000 pesos colombianos”y, asimismo, Janeth Yanquen, auxiliar de enfermería de la empresa Care and Services, declara que “a los enfermeros de clínica y hospitales, el gobierno no les responde a tiempo por sus sueldos y culpan a otras entidades como EPS o IPS por la demora”.


En la actualidad, la pandemia por la covid-19 evidenció aún más la vitalidad de este servicio de salud y, asimismo la necesidad de inversión en la formación y mantenimiento de estos profesionales. “El cubrimiento de salud en Colombia es superior al 95% y cada vez las falencias en la atención se han ido disminuyendo, lo que significa que el Estado tiene una gran apuesta por el sector y la atención de los colombianos –afirma la viceministra Muñoz–; no obstante, esta mejoría solo puede ser posible de la mano de las buenas prácticas laborales y sus garantías”.

Déficit de enfermeros, un problema en Colombia
Foto:
El rol del enfermero es fundamental, pero las condiciones laborales llevan al cansancio de los profesionales.