El lado oscuro de la magia

Paula Camila Pichimata, estudiante de Comunicación Social y Periodismo

Entre multiversos, la segunda entrega de Doctor Strange deslumbra con los efectos especiales, pero escasea de una narración y argumentación propia.

Lea también:
pulzo.jpg
El lado oscuro de la magia
Foto:

Nombre

Doctor Strange en el Multiverso de la Locura

Director

Sam Raimi

Productor

Kevin Feige

Productora

Marvel Estudios

Duración

126 minutos

Año

2022

Tráiler

https://www.youtube.com/watch?v=KREBGtEeW9U

Género

Horror, acción, cine de superhéroes, aventuras, fantasía y ciencia ficción

Actores principales

Benedict Cumberbatch

Elizabeth Olsen

Xochitl Gomez

Rachel McAdams

Guion

Michael Waldron

El lado oscuro de la magia
Foto:
Calificación: 3 / 5

En un mundo en donde los humanos tienen superpoderes, uno supondría que la felicidad vendría como garantía. “¿Eres feliz?” es una pregunta recurrente en Doctor Strange en el Multiverso de la Locura a lo largo de sus 126 minutos. La experimental película dirigida por Sam Raimi logra conectar a sus espectadores desde el primer minuto de la cinematografía. Sin embargo, la narrativa, la argumentación y el desarrollo de algunos personajes que presenta esta producción cuestionan el hilo conductor que anteriormente habían creado y se siente como si todo cayera en el argumento de “por arte de magia”.


Stephen Vincent Strange (Benedict Cumberbatch), mejor conocido como “Doctor Strange”, es un superhéroe basado en la serie de cómics creado por Stan Lee y el artista Steve Ditko, cuyo personaje salió por primera vez en el universo cinematográfico de Marvel en Doctor Strange: Hechicero Supremo. Strange es un neurocirujano con una personalidad difícil, quien después de un accidente busca recuperarse en Kamar-Taj. En este lugar aprende sobre las artes místicas y las artes marciales, convirtiéndose en el futuro hechicero supremo. Con este poder, Strange toma un papel importante en las guerras de Los Vengadores, como se puede apreciar en Avengers: Infinity War (2018), Avengers: End Game (2019) o en Spider Man: No Way Home (2021).


Como todas estas producciones son de un mismo universo, se recomienda ver los productos audiovisuales de Marvel de forma cronológica antes de ver Doctor Strange 2. Muchos acontecimientos que ocurren en la historia están ligados a sucesos anteriores, remontándonos a algunas consecuencias de Avengers: Infinity War, pero se conecta directamente con los hilos narrativos de la serie de Disney+ WandaVision (2021).


En esta producción, Doctor Strange es el encargado de proteger a América Chávez (Xochitl Gómez) - una adolescente con el poder de abrir portales a otros universos- de unas criaturas que buscan matarla y robar sus poderes. Sam Raimi propone una surrealista puesta en escena, que continúa con la misma línea que su antecesor Scott Derrickson realizó con la primera película del hechicero. Sin embargo, la gran influencia del género de terror que tiene el director Raimi generó que la última propuesta de Marvel tenga escenas inquietantemente grotescas. Esto se vio específicamente en los momentos de acción y en la construcción del villano principal, como la presencia de seres inhumanos/monstruosos y asesinatos crueles, gráficos y sangrientos, mostrando el lado oscuro de la magia con una gran cantidad de momentos repentinos y asustadizos.


La película tiene una asombrosa elaboración en efectos especiales, pero llega a ser agobiante y hasta llega a marear a una parte de la audiencia. La estructura que maneja es escasa de una argumentación propia. La producción cinematográfica tiene un ritmo acelerado desde el primer segundo, causando un sentimiento de inconsistencia en la narrativa general. Marvel se ha mostrado como uno de los grandes líderes en las plataformas de streaming y esta pieza es una gran invitación a consumir las obras audiovisuales que tiene el universo cinematográfico de Marvel para poder entender mejor las referencias que hacen. Además, se siente que el filme fue creado para un público muy limitado, aquellos individuos que hayan consumido todos sus productos (películas, series y cómics).


Esto último no es algo negativo, ya que abandonan su público infantil a uno más maduro, pero causa una desconexión en un gran número de su audiencia. A diferencia de los anteriores proyectos de Marvel, en donde hay una introducción, un problema, una solución y un final claro, Doctor Strange 2 parece el clímax de una gran película que no existe y, con esta misma línea, la constante acción y la escasez de diálogos causa que se perciba un limitado desarrollo de personajes.


Por otro lado, Marvel es bien conocido por hacer uso excesivo del fanservice, entendido como la utilización de elementos superficiales e irrelevantes a la historia principal, pero son implementados para divertir y atraer al público. Doctor Strange no es la excepción, recurriendo a nuevos personajes populares en la comunidad de Marvel, pero su desarrollo y aparición en escena fueron superficiales y, en un punto, irrelevantes. Estas apariciones pueden ser el indicio de nuevas historias, pero hasta el momento fueron básicas y con finales tristes.


A pesar de todo lo anterior, la película llega a ser entretenida para ver, si se tiene una simple idea de los acontecimientos anteriores. Sin embargo, la argumentación no se defiende sola y el contenido no le hace justicia al nombre de la obra audiovisual, ya que de locura termina siendo muy predecible.  Doctor Strange en el Multiverso de la Locura fue una de las secuelas prometedoras que no cumplió con lo esperado, pero que puede ser el indicio de un comienzo o un giro en el desarrollo de la historia que había planteado anteriormente el universo cinematográfico de Marvel, teniendo ahora un gran horizonte con el multiverso desatado.