Sector turístico, el que más sufre por el COVID-19

Juana Salcedo, María Camila Torres, Juan Manuel Toro, Comunicación Social y Periodismo

El PIB real del país aumentó en un 3.3% en 2019 a causa de una alta demanda interna. Sin embargo, todo este crecimiento se frenó en seco a raíz de las medidas tomadas para enfrentar el COVID-19.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon
cartagena.jpg

Foto: unsplash

El aislamiento preventivo obligatorio en Colombia ha ayudado a frenar la curva epidemiológica, tal como lo explicamos en esta nota. Esta decisión ha dado el tiempo necesario para que se tomen medidas que ayudan al fortalecimiento del sistema de salud y nos permita enfrentar la pandemia de manera acertada antes de llegar al pico de la crisis. Sin embargo, la distancia social ha puesto en jaque a la mayoría de sectores económicos del país, que claman por la reapertura económica para salvaguardar empleos y evitar una crisis. El freno llega cuando la economía del país venía creciendo a más del 4% en los dos primeros meses de 2020 respecto al mismo periodo del 2019, según el Índice de Seguimiento a la Economía del Dane. 

 

Además, según un informe del Fondo Internacional Monetario, el PIB real del país aumentó en un 3.3% en 2019 a causa de una alta demanda interna, y a comparación de otros países latinoamericanos, la economía de Colombia tuvo aceleración en 2019. Asimismo, Colombia había ganado tres posiciones en el Índice Global de Competitividad (IGC) del Foro Económico Mundial, entre 141 países. El país pasó del puesto 60 en 2018 al 57 en el 2019.

En esta misma línea, las proyecciones de las principales entidades financieras, de desarrollo y calificadoras de riesgo, promediaron 3,2% en el crecimiento económico para 2020, incluso 5 de estas (3 internacionales) proyectaron un crecimiento mayor a 3,3%. Este análisis situaba a Colombia como uno de los países con  mejores prospectos en la región, dando la esperanza de superar la